Inicio > Congresos Online > Congreso Online 2012 > Z32 > Z32 ¿Amar a Eichmann?

Z32 ¿Amar a Eichmann?

por Noailles, Gervasio

I.- El cine documental.

Z32 no es una película de ficción, es un documental. Los teóricos del cine documental sostienen que hay documentales televisivos y documentales de autor o documentales de creación. El documental con formato televisivo se estructura a partir de entrevistas. En este tipo de documentales el director quiere contar algo y supone que hay informantes expertos para hablar del tema. La pantalla los muestra dando cuenta de su saber y la sucesión de entrevistas le permite al director decir qué piensa al respecto del tema tratado. La posición autoral se define por la selección del tema, la selección de los entrevistados y el tratamiento que se haga de la edición del material. Este tipo de documentales está más cerca del reportaje televisivo que del séptimo arte.

En el documental de autor, el director elige un tema que le interesa abordar y luego busca un personaje interesante que permita dar cuenta del tema a tratar. En este tipo de documentales el personaje es sólo una excusa para exponer un tema. La calidad artística del documental depende del tema, del interés que despierte el personaje y por supuesto del tratamiento del material obtenido. Si el director hace bien su trabajo, las personas se convierten en personajes que actúan de sí mismos y devienen en los mejores actores del mundo. La potencia del documental de autor radica en que muchas veces la realidad supera a la ficción. Un dato que no es menor: el documental de autor suele ser cine político.

En esta línea de definiciones, el documental “Un Especialista” de Rony Brauman y Eyal Sivan –tomado como referencia por Carlos Gutiérrez para analizar la posición subjetiva de Adolf Eichmann durante el juicio de Jerusalén debe ser pensado como un documental de autor cuyo tema es la responsabilidad. Eichamn es solamente un personaje muy interesante para pensar la responsabilidad subjetiva ante hechos aberrantes. Ese es el tema del documental y esa es la razón por la que Gutiérrez le dedica un análisis teórico (ver Eichmann y la Responsabilidad de Gutiérrez, C, en Dossier de Ética y Ciencia, De la eugenesia al tratamiento contemporáneo de las diferencias humanas).

Z32 es un documental de autor que trata el mismo tema que el film Un Especialista. ¿Qué responsabilidad tiene un soldado cuando mata a un hombre en una acción donde la diferencia de fuerzas hace imposible pensar en un enfrentamiento militar?

Dos documentales. El mismo tema –la responsabilidad. ¿Dos posiciones distintas ante la interpelación?

II.- Z32.

Shovrim Shtika –Rompiendo el Silencio- es una ONG formada por exsoldados israelíes con el objetivo de denunciar crímenes de guerra en los territorios ocupados de Palestina. Para ello toman testimonios a soldados dispuestos a contar su experiencia en el ejército. Z32 es el código con el que la ONG clasificó la declaración de un soldado que participó de una acción de venganza por la muerte de seis soldados israelíes en una emboscada.

Por cuestiones de seguridad nunca sabremos el nombre de Z32, tampoco veremos su rostro –“Tengo miedo. Di otras entrevistas pero nunca me filmaron Alguien a quien yo le maté el padre podría vengarse si me reconoce- dice el soldado. A lo largo de la película el rostro de Z32 aparece siempre tras distintos velos digitales.

Para contar la historia el documentalista israelí Avi Mograbi articula tres relatos en torno al mismo hecho.

Relato A:

El recurso es sencillo. El director de la película le da una cámara de video al soldado para que se filme a sí mismo dando testimonio del tema. Como suele suceder durante la filmación de un documental algo imprevisto modifica los planes del director. El soldado filma diálogos con su pareja en los que intenta explicarle cómo llegó a matar a otro hombre. La cámara los muestra en la intimidad del departamento. Recostados en la cama, almorzando, sentados en un sillón mirando a cámara.

- Me cuesta creer que el hombre que tengo delante haya matado a alguien, que sea un asesino –dice la mujer.

- ¿No me absuelves?

- Mi perdón consiste en tratar de entender.

La interpelación de la mujer es implacable. No hay lugar para el amor con un hombre que ha matado a otros hombres. Para poder amar a Z32 necesita entender cómo fue capaz de llegar a matar a dos policías palestinos prácticamente desarmados. Z32 intenta que la mujer lo entienda, le explica cómo fue su entrenamiento, habla de la frustración por pertenecer a una tropa de elite que luego de meses de entrenamiento “sólo se hacen la paja en el cuartel”, describe la adrenalina y sensación de omnipotencia de portar un arma de guerra.

Eichmann es interpelado por el fiscal del Estado de Israel e –como señala Gutiérrez- intenta desoír esa interpelación. A Z32 lo interpela la mujer que ama.

- Eres responsable.

- No fui capaz de resistirme.

- Yo no creo que seas un asesino pero la esposa e hijos de quien mataste sí.

El dato no es menor. Z32 ama a una mujer cuya condición para amar es que su objeto de amor sea responsable. Ya volveremos sobre esto.

Relato B.

Comienza con el viaje en auto hasta encontrar el lugar donde el director sospecha que ocurrió “la masacre” –así la nombra el soldado. Z32 cuenta que lo despertaron durante la noche y le avisaron que iban a realizar una operación militar como venganza por la muerte de seis soldados israelíes en una emboscada. Z32 durmió en el viaje que lo llevó al lugar de los hechos y por eso no sabe donde ocurrieron.

Al llegar al lugar Z32 lo reconoce. Recorren el lugar mientras el soldado narra los acontecimientos de esa noche.

Para realizar el efecto digital para ocultar el rostro del soldado es preciso realizar unas pequeñas cruces con un marcador en algunos puntos de la cara de Z32. La reconstrucción de los hechos es al calor de los rayos del sol. La transpiración hace que las cruces del rostro se borren. El director percibe esto y se acerca con el marcador para reescribir las marcas en la cara del soldado. Z32 dice “Mi cuerpo quiere ser él mismo. Parece que se rebela contra los intentos de borrarme… si alguien nos disparara en este momento sería simbólico.”

Relato C.- El director del documental compone canciones alegóricas a la historia y las canta a cámara con una pequeña orquesta montada en el living de su casa. La opereta casera es un entreacto cumpliendo las funciones del coro griego. Asimismo es el modo en que el autor manifiesta su posición en relación al tema. ¿Por qué ayudarlo –a Z32- como si fuera un pecador arrepentido? ¿Puedes perdonar a un asesino cuando no hay ningún tribunal al cual acceder?


III.- Z32 y Eichmann. El sujeto de la responsabilidad.

Ya fue señalado más arriba. Z32 y Un Especialista son dos películas que abordan un mismo tema: la responsabilidad. No hay que dejar de ver que los dos personajes se encuentran en dos posiciones totalmente distintas: Eichmann es enjuiciado y condenado por el Estado de Israel. Z32 da un testimonio anónimo y sin consecuencias jurídicas. Eichmann fue llevado a Israel contra su voluntad, Z32 da testimonio voluntariamente. Eichmann es interpelado por la ley, Z32 por la mujer que ama.

Z32 ama a una mujer que tiene como condición de amor la responsabilidad; ama a una mujer que no puede amar a quien delega la responsabilidad de sus actos en sus superiores. La pareja de Z32 jamás hubiera podido amar a un hombre como Eichmann. ¿Podrá perdonar a Z32? ¿Podrá amarlo?

Los resultados del polémico experimento de Stanley Milgram sobre la obediencia a la autoridad –el 65% de los participantes obedeció órdenes de los experimentadores que los llevaban a torturar y poner en riesgo la vida de un desconocido- bien pueden ser articulados con el análisis que realiza Hannah Arendt a partir del juicio a Eichmann en Jerusalén. Una de las tesis centrales del libro “Eichmann en Jerusalén, Estudio sobre la banalidad del mal” (Arendt, 1999) cuestiona la estrategia del fiscal del juicio quien presenta a Eichmann como “una fiera en la jungla” alguien que “no merece ser llamado hombre” (Gutierrez, op. cit). La banalidad a la que hace referencia Arendt radica en que Eichmann no es un monstruo, sino más bien un hombre normal, incluso mediocre. Tan normal y tan mediocre como cualquiera de los participantes de la experiencia de Milgram.

El libro de Arendt fue muy cuestionado porque la contracara de la monstruosidad de Eichmann es la inocencia angelical de sus víctimas. Aceptar la banalidad de Eichmann introduce la posibilidad de la banalidad de sus víctimas. Vivimos un mundo en el que la exaltación de la víctima (Gutiérrez & Lewkowicz, 2005) es moneda corriente. En la década del 60 el movimiento cultural afroamericano impuso el “black is beautiful” como lema para luchar contra valores estéticos racistas. En el mundo contemporáneo, bien se puede decir “víctima is beautiful” como modo de sintetizar una serie de prejuicios que sostienen que sólo quien es bello, bueno, inocente o angelical merece ser elevado a la categoría de víctima.

En este debate, ¿cómo pensar a Z32? ¿Es víctima? Indudablemente no es inocente. Es culpable de haber matado, incluso de haberlo disfrutado. Sin embargo la pregunta –aunque incómoda- debe sostenerse: ¿Es víctima? Si Z32 puede llegar a ser considerado como víctima –de un largo conflicto armado- es solamente porque hay responsabilidad subjetiva más allá de la cadena de mandos. A diferencia de otros miles de soldados –no importa el bando al que pertenecen- que no serán víctimas sino hasta el momento en que se sientan interpelados y a partir de ello se hagan responsables de sus acciones y hagan algo para reparar –aunque sea simbólicamente- su acción.

Es interesante destacar que es el objeto de amor quien interpela a Z32. Si no fuera por esta interpelación Z32 sería un objeto más del proceso de instrumentalización (Calligaris, 1987) necesario para que un soldado acepte pasivamente la cadena de mandos que lo llevan a matar a otro hombre. Esta interpelación da lugar al sentimiento de culpa y sólo a partir de ello se abre una posibilidad para la responsabilidad subjetiva.

Freud en Psicología de las Masas y Análisis del Yo [1921] analiza la estructura de las masas artificiales. Para el funcionamiento de un ejército –Freud lo toma como ejemplo de masa artificial- es necesaria una identificación recíproca a partir de tener un mismo objeto –el líder- ubicado en el lugar del ideal del yo. Tener un ideal común permite la identificación recíproca. La existencia de un líder carismático es altamente tranquilizador para el neurótico, ya que de la incertidumbre del supuesto saber que puede conducirlo a un sinfín de desencuentros con su objeto de deseo se pasa a la calma del saber sabido por el líder. Es esta la pista que proporciona Calligaris para entender el proceso de instrumentalización que lleva a alguien aceptar órdenes aberrantes. Eichmann, Z32 o los sujetos que participaron de la experiencia de Milgram, todos ellos fueron capaces de actos aberrantes por la existencia de otro que sabe y se hace responsable.

La escena final de la película es un largo e incómodo silencio de la novia de Z32. No sabremos si ella lo perdona. Sabemos que la interpelación amorosa cuestiona el saber sabido que deja a Z32 como objeto del proceso de instrumentalización necesario para producir un soldado. Esa interpelación permite el movimiento necesario para pasar de ser objeto del discurso militarista a ser sujeto de la responsabilidad.

Bibliografia

Arendt, H. (1999). Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal. Barcelona. Lumen.

Brauman, R. y Sivan, E. (1999). Elogio de la desobediencia. Buenos Aires. Fondo de Cultura Económica.

Calligaris, C (1987): La seducción totalitaria. En Psyché. Buenos Aires-

Gutierrez, C (2009). Eichamann y la responsabilidad. En Dossier de Ética y Cine. De la eugenesia al tratamiento contemporáneo de las diferencias humanas. Proyecto IBIS/ Aesthétika. Buenos Aires. Grupo Blanco.

Lewkowicz, I. y Gutiérrez, C. (2005): “Memoria, Víctima y Sujeto”. En Índice, publicación de la DAIA. Buenos Aires.

Freud, S. [1921] (1997). Psicología de las masas y análisis de yo. En Obras Completas. Buenos Aires. Amorrortu Editores.



NOTAS




Película:Z32

Titulo Original:Z32

Director: Avi Mograbi

Año: 2008

Pais: Israel - Francia