Inciio > Series > Black Mirror > Metalhead / Cabeza de metal (Comisión 18) > Black Mirror | Temporada 4 | Episodio 5
Black Mirror | Temporada 4 | Episodio 5

Metalhead / Cabeza de metal (Comisión 18)

Ilustración:
M. C. Escher
Estrellas” (1948)
Técnica: Xilografía.
Dimensiones: 26 x 32 cm.

El episodio introduce una variante tecnológica especialmente cruel: la fabricación de robots con forma de perro, destinados a depredar de manera brutal a otras especies, incluida especialmente la humana. En la escena inicial, cuando uno de los personajes habla de la exterminación de los cerdos por parte de estos “perrobots”, la justifica por la condición inmunda de los chanchos, que los hace indignos de vivir en sociedad. No advierte su propia condición porcina, que lo ha incluido entre los proscriptos de la tierra y condenado a muerte.

Así, la trama es una historia de supervivencia. Una lucha desigual entre los resabios de humanidad y el exterminio maquinalmente programado. Nada nuevo para el cine, que desde Metropolis a la saga de Robocop viene lidiando con estas distopías. Pero el episodio de BM introduce algunas perlas. Mencionaremos solo dos. Ante todo, la formidable fotografía en blanco y negro, homenaje de Charlie Brooker y David Slade a la obra pionera de Fritz Lang. No es un detalle menor: forma y contenido son una misma cosa, y para abismarnos al desierto de lo real, se nos impone resignar el estímulo del color, aboliendo así la última trinchera esperanzadora. Y luego, la dimensión del deseo, que se cifra en el breve travelling final, y que permite resignificar el enigmático diálogo inicial entre los personajes. ¿No hay acaso allí, en ese pacto que da la palabra al espectador, la clave analítica del episodio?

Apuntemos al respecto que la figura del perro no es inocente: Shopenhauer aseguraba que si no existiesen los perros la vida no tendría sentido, lo que lo llevó a acuñar su famoso aforismo “cuanto más conozco a los seres humanos, más quiero a mi perro”. La presencia sobre la faz de la tierra de una especie que no reconoce al otro (ni siquiera como lo haría un perro) arrasa con todo. Cuando el mejor amigo del hombre deviene su infierno más temido, estamos ante la inminencia del fin. Leer las enseñanzas filosóficas y analíticas que nos ofrece este episodio de Black Mirror, supone un ejercicio de pensamiento. Abandonarnos a la trama y estar dispuestos a rescatar, aun en las circunstancias más extremas, una posible configuración de lo humano.

Texto: Juan Jorge Michel Fariña



NOTAS