Inicio > Congresos Online > Congreso Online 2019 > Game Of Thrones > Feminismo/Poder

Feminismo/Poder

por Gerez, Mayra

Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

Resumen

En el presente trabajo se toma como centro de análisis la serie televisiva Game of Thrones, en particular los últimos tres capítulos de la octava temporada. La traducción de la serie en español, “juegos de tronos”, representa muy bien el eje principal de la serie, que trata de mostrar las vivencias de un grupo de personajes de distintas casas nobiliarias en el continente ficticio Poniente para tener el control del Trono de Hierro y gobernar los siete reinos que conforman al territorio.
La serie ha tenido gran repercusión en sus televidentes, y ha despertado varios debates, entre ellos cuestiones que giraron en torno a las protagonistas femeninas, y/o si la serie mostraba o no aspectos feministas.
El presente escrito se propone analizar al personaje conocido como Daenerys Targaryen en relación a los estereotipos de género y las representaciones sociales respecto al par poder/feminismo. Para ello se toman principalmente el marco teórico de las representaciones sociales, el poder, y las teorías de género.

Palabras Clave: Poder | Feminismo | Representaciones sociales

Desarrollo

Representaciones sociales

En primer lugar, vale aclarar la importancia que ocupan los medios audiovisuales en la actualidad ya que lo que se desarrolla tiene que ver con lo que se refleja en la misma. Aizpurua (2004):

Los medios de comunicación se han convertido en un agente central en la actual configuración del sistema social como transmisor de valores y reflejo de una sociedad compleja. La función social de transmisión de cultura, valores y formas de pensar y sentir que en otro tiempo descansaba fundamentalmente en la familia ha dado paso a una nueva situación en la que los medios de comunicación, y fundamentalmente los audiovisuales para las generaciones más jóvenes, ejercen ese papel. (p.171)

Los medios audiovisuales reflejan y reproducen sentido de una sociedad. Es por esto que se han convertido en una herramienta muy importante en la sociedad actual. A partir de aquí se puede pensar que en los medios audiovisuales reposan representaciones sociales, estereotipos y además evocan al imaginario social. Así como también se puede entender porque las escenas, los personajes, los conflictos y las resoluciones generan tanta repercusión en sus televidentes y en los medios de comunicación.

Entonces, los debates en relación al feminismo que se generan en Game of Thrones, o si la serie intenta o no mostrarse a favor o en contra del movimiento, tienen que ver con la relevancia social del tema. Aunque no se puede saber los motivos por los cuales los autores de la serie han posicionado a las personajes femeninas en lugares de poder o espacios ocupados históricamente por hombres, se puede asumir que en algún punto tiene que ver con reflejos de algo que acontece en la sociedad actual. Pero lo que interesa en este escrito es comenzar a pensar cómo se representa ese poder.

Representaciones del poder

Marí (1988) habla de dispositivos de poder, ya que pone de manifiesto tres elementos básicos que hacen que el poder funcione: la fuerza o violencia, el discurso del orden y el imaginario social. La fuerza es la que produce el poder, pero sin los otros elementos no podría funcionar.

Durante el desarrollo de Game of Thrones, Daenerys ha cambiado sustantivamente su personalidad. Primero se la observa como una niña inocente, para luego ir convirtiéndose lentamente en líder, con una imagen de cuidadora y madre, así como también protectora de los más débiles. Hacia el final de la serie, este aspecto de Daenerys quedo apartado para destacar una Daenerys más ligada a la ambición y a la violencia. Dentro de este último aspecto de Daenerys se han desarrollado las últimas batallas de la serie, en donde uno de los ejes principales en que han rondado los últimos tres capítulos es la lucha violenta.

Para alcanzar el Trono de Hierro, primero se libera una batalla contra los Caminantes Blancos, una especie de humanoides y, a causa de esta guerra mueren muchas personas. Luego de esta lucha armada que produjo tanto dolor y muerte queda pelear una última batalla, que es justamente, la batalla por el Trono de Hierro. Aunque más adelante se observa que ese no era el último objetivo de Daenerys, sino que además su idea era seguir llevando estas luchas a otros lugares hasta “liberar al mundo”. Pero durante el penúltimo capítulo se genera esta última batalla en donde la protagonista no duda en matar hasta a los inocentes, a pesar de que los adversarios se hayan rendido.

Desde esta perspectiva, se puede preguntar ¿Qué tipo de representaciones giraron en torno al lugar de poder ocupado por Daenerys? Para analizar las representaciones sociales, Jodelet (1984) expresa:

Una manera de interpretar y de pensar nuestra realidad colectiva, una forma de conocimiento social. Y correlativamente, la actividad mental desplegada por individuos y grupos a fin de fijar su posición en relación con situaciones, acontecimientos, objetos y comunicaciones que le conciernen. (p.473)

También, el concepto de representación social designa una forma de conocimiento específico, el saber de sentido común, cuyos contenidos manifiestan la operación de procesos generativos y funcionales socialmente caracterizados, es decir que designan una forma de pensamiento social (Jodelet, 1984).

El saber de sentido común se piensa como algo naturalizado, aquello que se reproduce sin cuestionamientos. En relación a como se representó el poder, algunas de las formas más evidentes vistas en la totalidad de la serie fueron:

¾ Violencia
¾ Liderazgo
¾ Estrategias
¾ Alianzas
¾ Venganza

Hacia el final de la serie (capitulo 5, temporada 8) Daenerys se siente amenazada por descubrir que no era la verdadera heredera del Trono de Hierro y que esto ya no era más un secreto, y al analizar esta amenaza le expresa a Jon Snow (verdadero heredero del Trono de Hierro): “¿Solo soy tu reina? Entonces será por el miedo”

Ella al sentir que podía perder el lugar de poder que fue a buscar, esboza que si no será por admiración a ella o si no le corresponde por ley, será por miedo que llegara al Trono de Hierro y se mantendrá en él por ese medio. Ya que sentía la amenaza de que podrían sacarle ese lugar.

Respecto a lo anterior, Alarcon (2016) expresa:

A través de la historia la ambición de poder ha determinado el grado de violencia o maldad que se debe ejercer para llegar al poder y mantenerse en él, en este sentido la aplicación del miedo, del terror, la ansiedad y del terror total, han sido los diferentes medios que se han usado para lograr el control político. (p.22)

Figuras del Poder

Históricamente el miedo ha sido parte una forma de control, así como asumir un lugar de poder a través de la violencia pareciera una forma clásica de representar las mismas. Ahora bien, a lo largo de la historia esos lugares de poder han sido ocupados en su mayoría por hombres, algo que sugiere una relación entre hombres/poder. Tajer (2009) habla del modo tradicional de subjetivación del género masculino, la cual incluye una relación asimétrica de roles y poderes entre varones y mujeres, en donde los varones gozan de mayores posibilidades y prerrogativas que las mujeres, con lo cual la diferencia se transforma en asimetría en las relaciones de poder. En este sentido, este modo de subjetivación está más ligado a la construcción de un tipo de subjetividad para el dominio y el ejercicio de poder.

Entonces, también se puede pensar cuales fueron los estereotipos que giraron en torno a la serie en relación al lugar de la mujer en el poder, ya que desde un enfoque socio cultural los estereotipos son fieles reflejos de una cultura y una historia y como tales van a nacer y mantenerse porque responden a las necesidades que tiene tal contexto de mantener y preservar unas normas sociales ventajosas para él (Sevilla, 1999). Los estereotipos de poder pueden tener relación con el género masculino en este caso, un poder representado desde lo históricamente conocido: violencia, estrategia, guerras. Solo que aquí se ha puesto en ese lugar a una mujer preservando las características históricas del poder.

Rita Segato (2018) caracteriza a la historia masculina como historia de la violencia y expresa acerca del poder: “es innegable que el poder, en el sentido que éste adquiere en el orden patriarcal: poder de Estado, poder mafioso, poder territorial, captura las aspiraciones de muchas feminista” (p.64). También expresa: “es ante el sujeto masculino, blanco, propietario, letrado y pater-familias que deberán gestionar su inscripción en la ley y en la política, y tendrán que hacerlo en el lenguaje de aquél, imitando su gestualidad y sus modos, adoptando sus rituales” (p.66). Segato (2018) sostiene que muchas mujeres que han ocupado cargos o lugares de poder han quedado relegadas a imitar a los hombres, a aquellos que históricamente han ocupado esos lugares. En los últimos episodios de Game of Thrones se ha mostrado con gran énfasis estos aspectos, y sobre todo a Daenerys tratando de encajar en ese espacio de poder desde un lugar masculino. Aquel lugar de poder relacionado con la violencia, o la autoridad que ejerce Daenerys es muchas veces a través del miedo, asesinatos y guerra. Entonces lo que trae Segato (2018) tiene que ver con la representación de lugares de poder en relación a lo masculino y lo masculino ligado a la violencia, a las mafias y al poder territorial.

Pero también se puede observar que Daenerys ha perdido el control del poder, por un lado abusando del mismo, cuando decide matar a inocentes y por otro lado, en relación a la ambición mostrada en los últimos capítulos como una especie de desborde, de hecho esto fue lo que le costó la vida. Daenerys ha sido asesinada por un hombre en nombre de mantener la paz y terminar con las guerras.

Aquí se puede preguntar: ¿No pudo asumir ese lugar de poder por ser mujer? ¿Es una especie de representación de la mujer como incapaz en este aspecto? Si bien son preguntas que quizás no se puedan responder, es posible pensar si esta situación de no lograr controlar ese poder, tiene que ver con un estereotipo femenino en donde el lugar de la mujer no es el de un lugar de control o de poder sino más bien un lugar más pasivo. De hecho, luego de esto quien termina ocupando el Trono de Hierro es un hombre. La lógica de la diferencia sexual jerarquiza a los hombres como más fuertes, más inteligentes, más responsables socialmente, más creativos en la cultura, más racionales (Burin, 2000). Y entonces, para la mujer queda lo contrario, es probable que para Daenerys quedara algo de la irracionalidad marcada hacia el final de la serie, así como también pudo ser vista como menos responsable socialmente. En primer lugar porque al matar a inocentes generó que su círculo más cercano se cuestione sus acciones y la legitimidad de sus actos y en segundo lugar, por su decisión de seguir con este tipo de batallas.

Burin (2000), dice que la diferencia sexual opera con una lógica distributiva, la cual permite que quienes ostentan los atributos jerárquicamente superiores pueden obtener posiciones de poder y autoridad en aquella área donde se destacan, mientras que los que son jerárquicamente inferiores quedaran en lugar de subordinados. Entonces si las mujeres tenían atributos propios de la femineidad relacionados con el cuidado de los otros, la sensibilidad y la identificación con las necesidades del otro, tales atributos permitirían que la distribución en el área de poder el género femenino ocupara el poder de los afectos como posición genérica privilegiada.

¿Femicidio?

Aquí es válido recordar que en la mayor parte de la serie Daenerys ha sido representada por sus rasgos de estereotipos más ligados a los femeninos: de cuidado o de protección. Pero también se puede retomar la última escena (capitulo 6, temporada 8) donde Daenerys se encuentra cercana al Trono de Hierro admirando ese espacio tan deseado. Allí aparece Jon Snow, que además de ser el verdadero heredero del trono era su pareja. Tras una conversación donde ella expresa sus deseos de seguir con las batallas, Jon la asesina luego de decirle que ella siempre será su reina. Aquí, puede verse una Daenerys completamente diferente en su postura. Minutos antes, se la había mostrado decidida, sin piedad y especialmente concentrada en sus objetivos, pero en la escena con Jon se la observa un poco ingenua e inmersa en esa fantasía del futuro que les esperaba juntos. Jon al escuchar que ella quería seguir con las batallas decide matarla.

Una vez más no se podrá saber el verdadero objetivo de esta escena, pero también se puede pensar que la muerte de Daenerys ha sido representada en una escena romántica. Ella muere en los brazos de su amado, sin indicar alguna duda o sospecha hacia él. ¿Se ha romantizado un asesinato o un femicidio? ¿Queda Jon justificado ante este asesinato, por ser en nombre del bien común? Se abren algunas interrogantes, pero respecto a lo que no queda duda es que ha sido un asesinato con tonalidades románticas. En donde Daenerys ha quedado enlazada del lado del amor y la confianza hacia su amado, y Jon del lado de la racionalidad, un Jon que sí puede pensar en el bien general y que parece que posee el poder de decidir sobre la vida de Daenerys y sobre sus facultades mentales. Muñoz (2004):

La agresividad hacia la mujer se convierte en una consecuencia lógica de una mitología en la que lo femenino se considera destructivo y malvado. A partir de aquí ya no será extraño el que la violencia hacia la mujer se sancione como forzosa ante "criaturas tan nocivas e infames". La agresión se consagra como imprescindible, produciéndose uno de los fenómenos que más van a condicionar a la mujer a lo largo del tiempo: la continua amenaza de una realidad que se le presenta a la mujer hostil y destructiva. (p.128)

Para finalizar se propone analizar dos perspectivas generales acerca de las relaciones de poder y las nuevas propuestas que impulsan algunos de los movimientos feministas, Segato (2018) propone: “debemos soñar, pero no los sueños del patriarca” (p.64). Es decir, que la propuesta acerca de los lugares de poder ocupados por mujeres tendrían que ser diferentes a los históricamente conocidos. De otra forma, se seguiría reproduciendo el orden patriarcal y sus formas. Y justamente lo que Segato (2018) propone es inspirar un mundo con pluralidad de aspiraciones.

Bonino (2000), expresa que las mujeres están cada vez más firmemente luchando por disminuir la desigualdad que sufren en relación a los varones en todo el tejido social así como el cuestionamiento de la hegemonía del poder masculino y el fortalecimiento de sus derechos como personas/ciudadanas son parte de esa lucha, que desafía los modelos tradicionales de relación entre mujeres y varones.

Conclusión

Los medios audiovisuales constituyen un factor importante a la hora de analizar estereotipos y representaciones sociales y es por ello que es de relevancia poder abrir interrogantes para repensar sus contenidos. Desde esta perspectiva, se ha intentado ahondar en las representaciones de poder y su relación con lo femenino en la serie televisiva Game of Thrones, así como también los estereotipos de género que pudieron haber tenido lugar.

El poder y su relación con la violencia y el miedo han sido centrales para pensar cómo se sostiene el poder, o cómo ha sido la historia del poder. Se ha tomado esta perspectiva ya que en Game of Thrones es evidente el uso de estas formas de poder. La historia del poder y los lugares de poder han sido representados desde lo masculino, y es llamativo como ha sido mostrada Daenerys Targaryen en ese lugar. Si bien ha logrado ser una líder con grandes aspiraciones a reinar y durante la serie ha sido una gran candidata, hacia el final de la misma su imagen y su lugar de poder se ven ampliamente cuestionados. ¿Acaso no reinar a través del miedo no era una de las formas de llegar al poder? ¿Los reyes anteriores no libraban batallas?

Se abren varias preguntas y en este aspecto se puede pensar si en realidad las dificultades que parecieran presentar hacia el final de la serie tendrán que ver con su condición de ser mujer. No es algo que se pueda responder, pero sí que se pueda cuestionar. Durante 7 temporadas ha sido una personaje en creciente ascenso en relación a su liderazgo, pero durante los últimos capítulos se había generado un giro, en donde la “irracionalidad” y “ambición” han sido los protagonistas.

No hay dudas acerca de su protagonismo durante toda la serie, y que al ser mujer es muy posible que tenga relación a una demanda social actual de un movimiento feminista cada vez más amplio. Pero quizás se ha intentado representar a una líder femenina y esta personaje pudo haber quedado atrapada en el estereotipo femenino. Así como también es probable haber representado su poder desde lo masculino.

Entonces, en relación a los debates acerca de si la serie ha mostrado o no aspectos feministas, y en realidad en este caso el análisis se trató de centrar en la relación poder/feminismo, se puede esbozar que es válido y es importante abrir estas interrogantes para comenzar a analizar las nuevas formas que comienzan a tomar las personajes femeninas en los medios audiovisuales. Debido a que son un reflejo de la sociedad en cuanto a sus valores, sus saberes, sus conocimientos.

En este caso se concluye que Daenerys ha sido una novedad por su protagonismo y por las características de su personaje. Pero hacia el final de la serie ha quedado más ligada a su falta de cordura, y su muerte ha sido justificada por lo mismo. Quizás es solo un hecho casual, pero no es posible dejarlo pasar sin cuestionarlo, ya que representa un hecho ligado a la historia de la mujer dentro de una sociedad patriarcal, donde el poder siempre estuvo del lado de lo masculino.

Referencias

Aizpurua, M. (Ed.). (2004). Género. Sexo. Medios de Comunicación. Realidades. Estrategias. Utopías. Vitoria-Gasteiz, España: Gráficas Marcal, S.A.

Alarcón L. R, (2016). El miedo como mecanismo de control social: hacia una filosofía de la seguridad. Universidad de la Salle, Facultad de Filosofía y Letras. Bogotá.

Bonino Méndez L. (2000) Los varones hacia la paridad en lo doméstico - discursos sociales y prácticas masculinas. Buenos Aires, Argentina: Mimeo

Burin, M. (2000) Construcción de la subjetividad masculina. En Burin, M. y Meler, I. Género y subjetividad masculina (pp. 123-147). Buenos Aires, Argentina: Paidós.

Jodelet D. (1984) La representación social: fenómenos, conceptos y teoría. En: Serge Moscovici (compilador). Psicología Social. Barcelona: Paidós.

Marí, E.E. (1988). El poder y el imaginario social. La ciudad futura, N°11.

Muñoz, B. (2004). Género. Sexo. Medios de Comunicación. Realidades. Estrategias. Utopías. Vitoria-Gasteiz, España: Gráficas Marcal, S.A.

Segato, R. (2018) Contra-pedagogías de la crueldad. Buenos Aires: Prometeo.

Tajer, D. (2009) Modos de subjetivación: modos de vivir, de enfermar y de morir. Tajer, D. En Heridos Corazones. Vulnerabilidad Coronaria en Varones y Mujeres. Buenos Aires, Argentina: Paidós.



NOTAS





COMENTARIOS

Mensaje de Ramiro Escalante Leiva  » 31 de octubre de 2019 » ramiroescalanteleiva@gmail.com 

Me parece más que enriquecedor el análisis en referencia a la relación entre el poder y la protagonista. Al momento de leer el escrito se me vienen a la cabeza muchas frases célebres relacionadas al poder. Un historiador inglés propone la frase: “El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente". El final de la serie resulta ser un ejemplo más de esto, de tantos que podemos encontrar en films y series. En este caso particular, podríamos aplicar al pie de la letra esta frase.
También existe una frase de Abraham Lincoln: “Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder”. Al final de la serie, cuando la protagonista logra tener ese verdadero poder que tanto anhelaba, parece mostrar su verdadero carácter.
Por último, existe filósofo que plantea que: “Todo poder excesivo dura poco”. Nada más breve que el reinado de Daenerys. Un reinado que dura sólo un suspiro.



Mensaje de Natalia Dias  » 1ro de septiembre de 2019 » natalia__dias@hotmail.com 

Es interesante como durante la serie se pone en interjuego el tener - no tener poder del personaje Daenerys, y cómo ésto puede leerse desde diferentes perspectivas y posiciones. Siendo con total intención uno de los personajes que se convertirían en favoritos en la serie, uno podría ingenuamente contentarse pensando que es admirable el poder que obtuvo y hasta dónde llegó ella, siendo una serie en donde a cada capítulo iban muriendo sistematicamente casi todos los personajes. El personaje de Daenerys es el de una mujer "que llegó hasta el final". Pero cabe plantearse esas preguntas que quedan flotando, que todos tenemos en la mente pero que no vienen a la conciencia de forma directa ¿por qué es admirable? ¿porque es una mujer?. Daenerys es un personaje que durante toda la serie muestra un crecimiento sorprendente, pasando de ser la mujer humillada, a la mujer todopoderosa, conquistadora, pero que justamente en ése momento en donde todo su poder se evidencia en mayor medida, al final de la serie, es asesinada, y por un hombre, su pareja. Los motivos parecen ser moralmente válidos, "se volvió loca", es mejor censurarla, eliminarla, ¿por qué es mejor? ¿qué podría pasar?, lo que suele ocurrir cuando nuestra cultura se encuentra con una mujer que nos gusta llamar "una mujer fálica"...me pregunto qué querrá decir eso para cada uno que lo nombra...

Es asesinada por hacer justamente aquello que en teoría hacen todos los hombres cuando libran sus batallas, pero en su caso por ser una mujer, y sobre todo una mujer que prometía (¿realmente lo hacía?) ser la "madre de dragones", aquella que traería amor y protección a los siete reinos, se torna imperdonable. Su pecado fué olvidar que era la Daenerys sometida del principio de la serie, no estaba en los planes incluirla en el mundo del poder de los hombres. Es como si todo hubiera sido un hermoso juego patriarcal, una ilusión, hacerle creer que ella realmente podría llegar a ocupar un lugar en el trono de hierro, en donde dejaron a éste personaje crecer y expandirse, para en el último capítulo de la serie recordarnos con un sutil gesto del modo en que funcionan las cosas, que la decisión final, siempre la tendrá justamente un hombre. Son ellos quienes deciden qué se hace y qué no, qué está bien o no. Y terminan colocando a Daenerys en el papel de mujer ingenua y crédula, que da por finalizada su ilusión, las cosas vuelven a su orden "natural".

Esta es por supuesto una de las posibles lecturas, podríamos posicionarnos sobre diferentes otros personajes y ver otras situaciones que atañen a otras representaciones sociales, pero creo que es un muy buen ejemplo de cómo ciertos imaginarios sociales de género, poder y violencia se siguen perpetuando en las producciones culturales de nuestra época, porque por supuesto el lugar está, hay espacio para el debate y la reflexión, pero nos queda aún mucho camino por recorrer, mucho por pensar, y eso implica una posición ética de quien produce, dirige, y trasmite éste tipo de films televisivos, y de ellos debería darse testimonio en mucha mayor medida, y que no pase tan desapercibido.



Mensaje de María Celeste Gentile  » 31 de agosto de 2019 » mcegentile@gmail.com 

Si bien para la autora, el personaje de Daenerys toma el poder desde una perspectiva masculina, es importante destacar que quizás nuestra sociedad aún no conoce otras maneras de expresar el poder, ya que ha sido atravesado por la cultura patriarcal a lo largo de miles de años. Quizás al hacer un recorte sobre el personaje de Daenerys, que por un lado se venía desarrollando de una menara y vira abruptamente hacía otro sentido, se pierde de vista personajes femeninos importantes como Sansa, quien gobierna independientemente el norte y Arya quien decide explorar el mundo. Personajes importantes y fuertes, que definen la historia, y le dan otro rol a la mujer, no solo el estereotipo de destructivo, que Daenerys encarnó en su final. Creo que es destacable lo mencionado en este trabajo de que las mujeres tienen el arduo labor de pensar formas distintas de manifestar el poder, para lograr cambiar el mundo.



Mensaje de Ignacio Feijoó  » 31 de agosto de 2019 » feijoo.ignacio@gmail.com 

A la hora de hacer una lectura crítica del estereotipo femenino que se observa sobre el final de "Game of Thrones", en la figura de Daenerys Targaryen, resulta interesante hacer un alto en cierto intento deliberado del guión por llevarla hacia una irracionalidad manifiesta. No parece inocente este hecho ya que intentando posicionar a "la mujer" en un lugar de poder, lo cual puede ser pensado como algo reivindicativo, se cae de forma casi ridícula y forzada en un estereotipo de corte patriarcal sobre las vinculaciones de lo femenino y el poder.

No parece muy temerario llegar a la conclusión de que la serie termina legitimando cierta fantasía “machista “ acerca de que las mujeres deben quedar excluidas de la disputa del poder ya que, si por convicción o azar llegan a este, nada puede evitar que caigan en el sin-sentido de la devastación y el estrago. Es como si el propio guión intenta dar una lección (o una auto justificación) al espectador y a la sociedad toda: "si las mujeres están apartadas de los lugares de poder, reservados históricamente a los hombres, no es por capricho. Vean lo que sucede, les hemos cedido poder a las mujeres y estamos en la puertas de un cuarto reich."

Por otra parte, retomando lo que plantea la autora del artículo, es interesante destacar que la figura de Jon Snow puede ser vista como la de un “pobre hombre” que tiene que acabar fríamente con los desbordes que se han cometido, sacrificándose por el bien de todos, salvándonos de la “locura femenina”. Desde esta lógica patriarcal es como se justifica el asesinato de Daenerys.

En conclusión, creo que Game of Thrones termina confirmando las limitaciones actuales de las producciones mainstream a la hora de tratar temas de género.



Mensaje de Rocío Mases Jimenez  » 31 de agosto de 2019 » rochimj@hotmail.com 

Me pareció muy interesante tu análisis. Game of Thrones es una serie en la que los personajes, más que en ninguna otra serie, se mueven por poder. Y todo este poder está concentrado en el trono de hierro de King’s Landing: quien manda aquí manda en el resto del mundo.
A la vez, es una serie que de entrada llama la atención por sus personajes femeninos, personajes que van a ir evolucionando conforme avanzan los capítulos y adquiriendo matices muy profundos e interesantes.

Creo que al analizar el poder vinculado a las mujeres de la serie, no se puede dejar de lado a la figura de Daenerys: la niña que se convierte en reina. Me parece muy acertado el cuestionamiento que planteás en tu análisis, e incluso creo que podría analizarse más en profundidad teniendo en cuenta su bagaje hereditario: la "locura" (Mad Queen - la reina loca) que tan claramente deja ver en los últimos 2 episodios de la octava temporada está directamente relacionada con la "locura" (Mad King - el rey loco) de su padre, a quien apodaron de dicha manera por intentar quemar a toda la ciudad - deseo que años más tarde cumpliría su hija Daenerys. ¿Acaso esa sed de venganza para con las personas de Westeros resurgió al pisar ella misma las mismas tierras en donde su padre había sido asesinado, en donde ella y su hermano habían sido enviados secretamente al exilio para no sufrir el mismo destino, en donde el resto de sus familiares lucharon hasta sucumbir ante las armas de los usurpadores? ¿Acaso era su destino inevitable terminar lo que su padre había querido hacer en un primer momento? ¿Acaso "la que no arde" fue consumida por las llamas del poder?
Y se suma otro detalle: en más de una ocasión Daenerys habla de romper la rueda: la rueda de la tiranía, de los gobernadores que no piensan en su pueblo y que usurpan lo que no les corresponde. Sin embargo, ella misma se convierte, tal vez sin quererlo, en eso mismo que vino a romper. Es Jon Snow, el legítimo rey, quien quiebra la rueda al asesinarla, quien rompe ese ciclo, quien termina con los mandatos de reyes y reinas que imponían su poder, para que finalmente se establezca una democracia.

Podrían analizarse a muchos otros personajes femeninos para ahondar en la temática, como Sansa, Arya, Cersei y Brienne, ya que Game of Thrones es una serie muy innovadora en su manera de tratar a las mujeres porque les da mucho poder, cosa que no es común ver en general en los medios audiovisuales.



Mensaje de braianms  » 30 de agosto de 2019 » braianmendozasimoes@gmail.com 

El poder ocupa un lugar central en toda la serie de Game of Thrones. Desde los primeros capítulos los diálogos, los juegos, las estrategias y los comentarios que se dan entre los personajes marcan el deseo de búsqueda del poder. Con respecto al personaje de Daenerys Targaryen su deseo está marcado por la búsqueda de la justicia: el trono que le fue arrebatado a sus antepasados por la fuerza. Busca aquello que cree que es justo. La lógica que persigue Daenerys es la de romper “la rueda”, como ella lo llama. Romper con la rueda del poder que marca una lógica hegeliana de amo y esclavo. Esta lucha marcará su vida. Será reconocida como la “rompedora de cadenas” por sus actos de justicia en favor de los esclavos y los pobres que son explotados por sus dueños.

Poniente se transforma para Daenerys en un territorio extraño. No es el lugar donde creció, tampoco lo conoce en profundidad. Solo se recuerda a los Targaryen por el rey loco, que devastó la ciudad con sus dragones. Daenerys no es amada en Poniente. Es entonces que buscará otros medios, en lugar de ser una líder amada por todos, buscará ser temida. La lucha por el trono de hierro será entonces el destino que le está preparado. Solamente al final de la serie y de un modo “shakesperiano” se pone fin a su deseo, muriendo en manos de su amante/sobrino. Podemos decir que de cierto modo cumple con su Deseo: romper “la rueda”. El trono es totalmente reducido a nada por el fuego de dragón. La lucha por el poder total, absoluto, monárquico y univoco queda en nada. “La rueda” de alguna forma ha sido destruida. Otras formas de poder vendrán luego, pero ya no de igual forma.



Mensaje de goyleo  » 29 de agosto de 2019 » goyleo@hotmail.com 

Siguiendo con la línea de feminismo y poder planteado Mayra en el artículo, me gustaría analizar el desarrollo del personaje de la hermana mayor de los Stark, haciendo un paralelismo con algunos puntos mencionados por la autora Mayra acerca de Daenerys y también con el desarrollo de ambos personajes.

Si tomamos los inicios de ambas, podemos decir que comienzan como niñas inocentes con un destino impuesto: “ser esposa de”. Por un lado Daenerys es vendida a Khal Drogo a cambio de un ejército sin posibilidad a negarse, y por el otro, Sansa tiene como único anhelo casarse con Joffrey y ser reina, situaciones completamente diferentes, pero que conectan el lugar de pasividad y de objeto que tiene la mujer.

La autora del artículo pregunta en relación a la posición de Dany: ¿No pudo asumir ese lugar de poder por ser mujer? ¿Es una especie de representación de la mujer como incapaz en este aspecto?

Si pensamos solo en la chica Targaryen, podríamos conjeturar que sí, ya que el desarrollo de su personaje es más bien un lugar pasivo, hay que recordar que es violada por quien sería su esposo, y ella no solo acepta que así es la cultura Dothraki, sino que se enamora de él e incluso practica mejores movimientos en la cama para satisfacerlo mejor. Luego de que Drogo muere, queda perdida porque no era nadie en esa cultura sin un esposo, simplemente un objeto caído de un lugar, pero de casualidad encuentra un sentido a su vida, el de ser madre, la madre de tres dragones, imaginario patriarcal por excelencia en relación a la función de la mujer y su propósito.

Se abre paso al poder a lo largo de la serie por saber sacar ventaja de sus hijos, cuando vaga por el desierto para luego llegar a la ciudad de Qarth logra entrar gracias a que tiene los dragones, situación parecida cuando obtiene a los inmaculados o también cuando salva a la ciudad de Meereen, ella termina siendo “Mhysa”, que en idioma antiguo de esa ciudad, es “Madre”. Hace el corrimiento de una posición social de esposa (Khaleesi), para quedar atrapada en otra, en la de madre cuidadora de todos. Es un personaje que parece que obtiene un nombre en tanto que despeña un mandato social, quizás por eso tenga tantos, a falta de uno propio la insistencia por la inscripción: Daenerys de la Tormenta, Mhysa, Khaleesi, Madre de Dragones, Reina Dragón, La que no arde, Rompedora de cadenas.

Me parece bueno pensar pensar la cuestión del feminismo y poder en relación a los lugares donde ella lo quiere ejercer, cuando gobierna en un mundo “salvaje”, donde reinan las emociones y donde cumple el papel de la salvadora de los desvalidos parece encajarle bien la figura de la madre, la que quema a quien daña a los hijos, protectora y cuidadora. Pero cuando llega a Westeros, ligado a la otro tipo de subjetividad para el dominio y el ejercicio de poder, (estereotipos que son fieles reflejos de una cultura e historia como dice el artículo), ella ahora parece no dar con la talla, no tener las herramientas para liderar en un mundo de hombres, en el mundo de “la razón”, se la muestra perdida, desorientada, impulsiva, y siendo aconsejada por sabios que le dicen como manejarse donde ella no puede.

Se puede conjeturar, en consonancia con el escrito de Mayra, que la representación del poder está ligado a quienes saben manejarse en la esfera política, en lo público, en aquellos que están del lado de la recionalidad y que por el contrario, el lugar de la mujer, es el de “Mhysa”, el de lo privado, el cuidado de los demás y el terreno de las emociones, incapaz para ocupar esa posición.

Pero también creo que que sí hablamos de poder, habría que analizar el desarrollo y la posición en la que desenlaza la trama de Sansa Stark.

La mayor de las Stark luego de pasar por una situación aberrante con Ramsay, similar a Dany con Drogo, decide escapar “mientras quede algo de ella”, le dice esto a GreyJoy antes de saltar desde los muros de Invernalia para huir.

Valdría preguntarnos desde una posición de psicólogos, apuntando a rescatar una subjetividad del personaje, ¿Mientras quede quién, o qué?

Cuando van a las Isla del Oso a pedirle ayuda a Lyanna Mormont y reclamarle la lealdad de la casa, la joven le dice - "Por lo que tengo entendido Lady Sansa es una Bolton, ¿O quizás una Lannister?, me han llegado informes contradictorios" (Ironizando acerca de las veces que contrajo matrimonio la hija de Ned),
Ella responde - "Hice lo que tenía que hacer para sobrevivir. Pero soy una Stark. Siempre seré una Stark".
Sansa tiene claro sus actos, sabe quien es y no los esconde. Cuando John Snow se muestra dubitativo y no sabe si marchar a las puertas de Invernalia a luchar contra Ramsay, su hermana le dice: “voy a recuperar el norte, con o sin tu ayuda”, tiene claro en todo momento que es lo que quiere y está decidida a lograrlo, volver a su casa.

Luego de la batalla de los bastardos y de que recuperarán su hogar, (gracias al acuerdo de Sansa con Petyr Baelish), John es propuesto como Rey en el Norte por las grandes casas, dejando de ser una ésta una región más de Westeros para proclamar su independencia. Queda claro aquí el lugar patriarcal de los hombres al poder, más aún en una sociedad que se asemeja a la feudal, sin embargo vemos que Sansa toma una posición activa en discutir las decisiones de Jhon frente a todas los señores del Norte, ella siente que sabe jugar el juego de tronos y ya no es un adorno que se posa al lado del que manda, sino que interviene, habla y demanda ser escuchada.

Sobre el final de la serie cuando se decide quién será el rey de poniente, Sansa no negocia lo que quiere, no retrocede en su deseo, proclama al norte libre, ya pelearon guerras de otros y derramaron sangre en tierras ajenas, es hora de cuidar lo suyo y no perderlo más, ella es quien lo reclama y ella será quien gobierne, posición que avalan los norteños y que es ratificada por su hábil desempeño en tal función, una voz que habla por ellos y que a su vez es legitimada por su pueblo.

Al terminar la serie suena la música del Norte, ella camina por los salones de Invernalia hacia su lugar mientras todos se arrodillan a su paso; ya no es aquella niña que soñaba ser esposa de algún hombre importante o la que manipulaban por ser un “inocente pajarito”, “has cambiado, antes no podías ni mirarme a la cara” le dice Sandor Clegane (El perro) cuando se reencuentra con ella luego de la batalla de la larga noche, ella conversa frente a frente con él, ya no hay temor o sumisión en su mirada, ha pasado por muchas penurias y no reniega de eso, ella es producto de su pasado, puede verse reflejada en su historia, ahora es una mujer que se vale por sí misma, que se ganó su posición a fuerza de lucha y coraje; le colocan la corona y se sienta, todos levantan las espadas y gritan: ¡Queen in the North! ¡Queen in the North!.



moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Película:Game of Thrones

Titulo Original:Game of Thrones

Director: David Benioff, D.B. Weiss

Año: 2011-2019

Pais: UK | USA

Otros comentarios del mismo autor:
• Game Of Thrones