Inicio > Congresos Online > Congreso Online 2019 > Tres anuncios por un crimen > Algunas puntualizaciones acerca de la aventura del héroe.

Algunas puntualizaciones acerca de la aventura del héroe.

por Ramallo, Gustavo

Resumen

El presente trabajo tiene como objetivo establecer algunas puntualizaciones acerca de la aventura del héroe. Se utilizará como herramientas metodológicas las conceptualizaciones de Joseph Campbell. A partir de éstas, se realizará un análisis posible del film “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri”.
Además, se expondrá acerca del correlato que ocurre entre la transformación del héroe y lo que se entiende por el cambio de posición subjetiva, en términos psicoanalíticos. La hipótesis de trabajo, del presente escrito, es la de suponer que el viaje del héroe es un correlativo a lo que se entiende por un cambio de posición subjetiva.
Para realizar este análisis se tomará a un personaje en especial del film, donde se describirá la transformación en héroe, el cambio de posición subjetiva que realiza y la responsabilidad subjetiva en las acciones efectuadas, en especial en un momento de la trama.

Palabras Clave: Héroe | Responsabilidad | Subjetividad

Introducción

El presente trabajo tiene como objetivo establecer algunas puntualizaciones acerca de la aventura del héroe. Se utilizará como herramientas metodológicas las conceptualizaciones de Joseph Campbell. A partir de éstas, se realizará un análisis posible del film “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri”.

Además, se expondrá acerca del correlato que ocurre entre la transformación del héroe y lo que se entiende por el cambio de posición subjetiva, en términos psicoanalíticos. La hipótesis de trabajo, del presente escrito, es la de suponer que el viaje del héroe es un correlativo a lo que se entiende por un cambio de posición subjetiva.

Para realizar este análisis se tomará a un personaje en especial del film, donde se describirá la transformación en héroe, el cambio de posición subjetiva que realiza y la responsabilidad subjetiva en las acciones efectuadas, en especial en un momento de la trama.

El escrito está dividido en 7 apartados: El primer apartado describe puntualmente acerca del viaje del héroe propuesto por Joseph Campbell. Este autor propone que la aventura del héroe se establece por un patrón narrativo colectivo, encauzado en tres etapas: La partida, la iniciación y el regreso. El segundo apartado es un preámbulo que ofrece instrucciones para un análisis posible del film. Este apartado tiene una orientación psicoanalítica, que permite al lector comprender acerca de la hipótesis de trabajo e introducirse en la trama del film. El tercer apartado explica la etapa de La Partida en relación con el personaje elegido, y se ubicará la transformación que le ocurre este personaje. El cuarto apartado establece lo que se entiende por responsabilidad subjetiva en el viaje del héroe. El quinto apartado está en relación con la etapa de La Iniciación, que es el momento donde el personaje elegido se pone a prueba. El sexto apartado refiere acerca la etapa del Regreso del héroe.

El séptimo y último apartado es el de las reflexiones finales, donde se expondrá brevemente el recorrido establecido.

El viaje del Héroe por Joseph Campbell

Para comenzar es interesante realizar algunas puntualizaciones acerca de la transformación que le ocurre al héroe en su viaje. El autor referente para establecer estas puntualizaciones es Joseph Campbell mitólogo, escritor y profesor estadounidense. Este autor plasmó en su obra El héroe de las mil caras su investigación acerca de las similitudes entre las culturas orientales y occidentales en diferentes épocas de la historia. Campbell ha utilizado las teorías psicoanalíticas, para darle riendas sueltas a su investigación del mito y del héroe.

Campbell postula un patrón narrativo en los mitos de los héroes, estableciendo que “el camino común de la aventura mitológica del héroe es la magnificación de la fórmula representada en los ritos de iniciación: separación-iniciación-retorno, que podrían recibir el nombre de unidad nuclear del monomito” (Campbell, 1949, p. 45). Campbell describe que la palabra monomito la ha tomado de James Joyce, en Finnegans Wake (Campbell, 1949, p. 45). El monomito representa la estructura mitológica universal del viaje del héroe, además, se le puede aplicar los principios del psicoanálisis para estudiar sus símbolos y arquetipos.

Campbell expone que el héroe es alguien que ha entregado su vida a algo más grande que él, a algo que lo trasciende. Describe que hay dos tipos de acontecimientos que realizan los héroes. El primero es un hecho físico en el cual el héroe realiza un acto de extrema valentía o fuerza sobrenatural, como salvar a una persona. Eso quiere decir la de sacrificar su vida a cuesta del otro. El segundo acontecimiento es el espiritual, en el cual el héroe aprende a experimentar una espiritualidad, esto ocurre más allá del rango normal de experiencia espiritual humana, luego el héroe vuelve con un mensaje a transmitir. Lo que se describe es que se produce un ciclo, donde el héroe emprende su partida, cambia, obtiene algo y regresa. Campbell explica, que esto puede hallarse en un niño que es forzado a abandonar su infancia y así convertirse en adulto. El autor menciona que “la conclusión del ciclo de la infancia es el regreso o reconocimiento del héroe, cuando, después de un largo período de oscuridad, se revela su verdadero carácter” (Campbell, 1949, p. 357). Además, agrega que “este acontecimiento puede precipitar una crisis importante, porque equivale al surgimiento de fuerzas hasta entonces excluidas de la vida humana. Los patrones primitivos se rompen en fragmentos o se disuelven; el desastre salta a los ojos. Sin embargo, después de un momento de aparente caos, el valor creador del nuevo factor se hace visible y el mundo toma forma de nuevo en una gloria inesperada” (Campbell, 1949, p. 357).

En términos psicoanalíticos este movimiento, descrito por el autor, se podría comparar con el cambio de posición subjetiva, cambio que se refleja en la psiquis del sujeto. Por ejemplo, el viaje del héroe puede quedar reflejado a través de la transformación de la personalidad o de la subjetividad del niño cuando se convierte en adulto. El cuerpo de niño se pierde, se muere, para que surja el cuerpo de un adulto, pasando por la pubertad y la adolescencia. Como lo identifica Campbell, este pasaje es uno de las tantos que se puede producir en el viaje del héroe. Según Campbell, la condición del viaje del héroe es: abandonar un estatus determinado para encontrar una condición de existencia diferente a la anterior.

Ahora bien, el viaje del héroe puede descomponerse en tres etapas: La Partida (o Separación), La Iniciación y El Regreso. Cada etapa está compuesta por varias fases que pueden estar presentes o no y pueden variar su orden dependiendo de la encarnación del monomito.

La primera gran etapa que establece Campbell consiste en “la de la separación o partida” con cinco subdivisiones: “1) ‘La llamada de la aventura’, o las señales de la vocación del héroe; 2) ‘La negativa al llamado’, o la locura de la huida del dios; 3) ‘La ayuda sobrenatural’, la inesperada asistencia que recibe quien ha emprendido la aventura adecuada; 4) ‘El cruce del primer umbral’, y 5) ‘El vientre de la ballena’, o sea el paso al reino de la noche” (Campbell, 1949, pp. 51-52).

La segunda etapa que desarrolla Campbell es el de las “Pruebas y victorias de la iniciación” con seis subdivisiones: “1) ‘El camino de las pruebas’, o del aspecto peligroso de los dioses; 2) ‘El encuentro con la diosa’ (Magna Mater), o la felicidad de la infancia recobrada; 3) ‘La mujer como tentación’, el pecado y la agonía de Edipo; 4) ‘La reconciliación con el padre’; 5) ‘Apoteosis’, y 6) ‘La gracia última’” (Campbell, 1949, p. 52).

La tercera y última etapa es “el regreso y la reintegración a la sociedad”, que es “indispensable para la circulación continua de la energía espiritual dentro del mundo, y que, desde el punto de vista de la comunidad, es la justificación del largo retiro del héroe, es usualmente lo que ante él se presenta como el requisito más difícil” (Campbell, 1949, p. 52). En esta etapa, el héroe trae el mensaje para comunicarlo a la comunidad. Esta etapa contiene seis subdivisiones: “1) ‘La negativa al regreso’ o el mundo negado; 2) ‘La huida mágica’, o la fuga de Prometeo; 3) ‘El rescate del mundo exterior’; 4) ‘El cruce del umbral del regreso’, o la vuelta al mundo normal; 5) ‘La posesión de los dos mundos’; y 6) ‘Libertad para vivir’, la naturaleza y función de la gracia última” (Campbell, 1949, p. 53).

Preámbulo a las instrucciones para un análisis posible del film: “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri”

El análisis del presente film está centrado principalmente en un personaje llamado Dixon, en el que se ubica el viaje del héroe, con las respectivas tres etapas propuestas por Campbell. Lo característico e interesante de este film es que transcurre alrededor de tres personajes, de tres anuncios o carteles y de tres cartas que interpelan la realidad de los personajes. Además, este recorrido tiene como objetivo mostrar acerca del cambio de posición subjetiva que le sucede a Dixon, que resulta realmente llamativo.

La hipótesis de trabajo que se postula es que el viaje del héroe es análogo a lo que se entiende por un cambio de posición subjetiva. Esto quiere decir que mientras que el héroe realiza su viaje de conocimiento y transformación como lo describe Campbell, en términos psicoanalíticos, el héroe realiza un cambio en su posición subjetiva. Otra conjetura, que no se desarrolla aquí, pero se indica para una futura investigación, es la de pensar que el viaje del héroe es correlativo a la de la experiencia que realiza un analizante en un tratamiento psicoanalítico.

Freud en el escrito Sobre la Iniciación del Tratamiento menciona que “quien pretenda aprender por los libros el noble juego del ajedrez, pronto advertirá que sólo las aperturas y los finales consienten una exposición sistemática y exhaustiva, en tanto que la rehusa la infinita variedad de las movidas que siguen a las de apertura. A parecidas limitaciones están sujetas las reglas que uno pueda dar para el ejercicio del tratamiento psicoanalítico” (Freud, 1913, p,125). Freud utiliza la metáfora del ajedrez para demostrar que el análisis también se desarrolla mediante aperturas y finales, éstos más sistemáticos de lo que se denomina desarrollo, ya que no se puede saber de antemano que puede suceder en el transcurso de la experiencia. La diferencia con el ajedrez es que en la experiencia psicoanalítica las aperturas y los finales no responden a modelos establecidos. Solo existen principios que orientan y sancionan lo que entendemos como comienzo y final.

Lacan toma esta metáfora de Freud para describir los tres tiempos del análisis, que refieren a tiempos lógicos y no cronológicos. Estos tiempos pueden aludir a la apertura, desarrollo y final del análisis, que están en relación con la instalación y la caída de la transferencia. Respecto de la apertura, la instalación de la transferencia signa el tiempo del primer objetivo. El analista debe lograr ubicarse para su paciente, como representante del sujeto supuesto saber, hacerse garante de esa función. El segundo tiempo es en donde se ubica el medio juego o también puede ser el lugar de la interpretación analítica. El tercer tiempo, es el que circunscribe la subjetivación del analizante, de la caída de la función del sujeto supuesto saber, se produce un viraje subjetivo que la cura supone. A partir del análisis se instaura un antes y un después en el sujeto.

Al igual que lo hace Campbell, que describe el viaje del héroe en tres etapas, Freud y Lacan también se apoyan en tres momentos para exponer el desarrollo de la experiencia psicoanalítica. Entonces el analizante, mediante la experiencia psicoanalítica, atraviesa tres etapas: un inicio, un desarrollo y un final de análisis, en ese transcurrir se produce un cambio de posición subjetiva, al igual que sucede en el viaje del héroe.

Con respecto a la trama del film, éste ocurre en las afueras de Ebbing, Missouri, los tres personajes principales son: Mildred Hayes (interpretado por Frances McDormand), el Oficial Jason Dixon (interpretado por Sam Rockwell) y el jefe de policías William Willoughby (interpretado por Woody Harrelson). Mildred Hayes es una madre trabajadora, que decide tomar medidas extraordinarias cuando la investigación por violación y asesinato de su hija adolescente no avanza para ningún lado. Luego de siete meses del crimen, sin ningún tipo de avance o respuesta, esta madre decide contratar los servicios publicitarios de Red Welby, dueño de la agencia de publicidad. Este servicio consiste en colocar tres anuncios muy elocuentes y directos sobre una ruta poco transitada (a unos metros de distancia de la casa de Mildred). Única ruta para entrar y salir del pueblo. Estos anuncios podrían identificarse como una especie de llamada al Otro y están dirigidos hacia las autoridades locales, a la prensa, a los que viven en el pueblo, a los miembros de la policía, en especial al querido jefe de la policía de Ebbing, William Willoughby.

La partida: Inicios de la transformación de Dixon hacia el camino del héroe.

La primera gran etapa en el viaje del héroe se ha emprendido, comienza “La Partida” con su primera fase: “La llamada de la aventura”, “significa que el destino ha llamado al héroe y ha transferido su centro de gravedad espiritual del seno de su sociedad a una zona desconocida” (Campbell, 1949, p. 73). Esta llamada puede perturbar la vida cotidiana del héroe. Además, puede haber un heraldo que comunica la llamada. Campbell explica que “la aventura puede comenzar como un mero accidente, como la de la princesa del cuento de hadas; o simplemente, en un paseo algún fenómeno llama al ojo ocioso y aparta al paseante de los frecuentados caminos de los hombres.” (Campbell, 1949, p. 74).

La llamada de la aventura comienza poniendo en alerta a Dixon. Es un nene de mamá conocido por su temperamento volátil, por torturar a personas bajo custodia, y de su afición por repartir golpes gratuitos cuando se trata de sospechosos afroamericanos. En la segunda escena del film, se observa a Dixon cantando (“The Streets of Laredo” de Johnny Cash) mientras que patrulla por la ruta de Ebbing, en lo que parecía ser un domingo de pascuas tranquilo. Dixon durante su canto observa los anuncios puestos por Mildred Hayes. El primer cartel que descubre dice: “Violada mientras moría”. El segundo cartel dice: “¿Todavía no hay arrestos?” y el tercer cartel que encuentra dice: “¿Cómo pasó, jefe Willoughby?”. Entonces el mensaje completo queda de la siguiente manera: “¿Cómo pasó, jefe Willoughby? ¿Todavía no hay arrestos? Violada mientras moría”. Estos carteles denuncian varias cuestiones: en primer lugar, éstos preguntan al jefe Willoughby si tiene alguna novedad y/o explicación sobre el caso de Angela Hayes. En segundo lugar, denuncian acerca de lo que le ha sucedido a Angela Hayes, para que todo el pueblo no olvide a su hija. Dixon podría decidir no hacer nada con esos carteles y continuar con su vida, pero decide otra cosa. Lo primero que hace es informar al jefe Willoughby sobre estos anuncios, donde le dice: “tenemos un problema” y en segundo lugar, decide no dejar a tranquilo a nadie en el pueblo que tenga responsabilidad con la colocación de estos anuncios. La pregunta que surge en este recorrido es: ¿Qué es lo que interpelan estos carteles al oficial Dixon? ¿Qué le habrá sucedido a este oficial cuando observó los carteles que nada volvió a ser igual para él? Como lo describe Campbell, estos carteles comienzan a perturbar la vida de Dixon.

La segunda fase de “La Partida” es “la negativa al llamado” o la locura de la huida del dios, Campbell expresa que “a menudo en la vida actual y no poco frecuentemente en los mitos y cuentos populares, encontramos el triste caso de la llamada que no se responde; porque siempre es posible volver el oído a otros intereses. La llamada no atendida convierte la aventura en una negativa” (Campbell, 1949, p. 74). Esto quiere decir que el héroe puede decidir rechazar la llamada, además, generalmente trae sufrimiento para el héroe, que finalmente lo convence a aceptar la llamada.

En el film, se puede visualizar que en varias ocasiones Dixon responde negativamente a este llamado. Dixon concurre a la agencia de publicidad para increpar a Red Welby para que quite los carteles, el oficial no quiere saber nada de esos anuncios, lo que recibe es una negativa del agente publicitario. Luego en el bar del pueblo se encuentra con Red y lo denigra por haber puesto los carteles. También se encuentra con Hayes donde le dice algunas palabras cuestionando la iniciativa de colocar los anuncios, Hayes lo increpa y le responde: “¿No es hora de que te vayas a casa con tu madre, Dixon?”. Dixon en reiteradas ocasiones es aconsejado por su madre, donde le sugiere que empiece a “joder” y maltratar a los amigos de Hayes para que saque los carteles. Entonces Dixon no solamente cuestiona a Welby y a Hayes, sino que también lo hará con Willoughby.

El jefe increpa en la comisaría a Dixon para que empiece activar con el caso de Angela Hayes, Dixon le responde acerca de otras cuestiones mostrando muy poco interés en el caso. Posteriormente, los dos policías se acercan al lugar del crimen (mismo lugar donde se encuentran los carteles). El jefe Willoughby vuelve a increpar una vez más a Dixon, le dice que deje de preocuparse “por el pibe de los carteles” y se preocupe en investigar el caso de Angela Hayes. Dixon le pregunta a Willoughby: “¿qué estás buscando jefe?, si no hay nada que buscar”. Las palabras de Dixon hacen alusión explícitamente a lo que se refiere como el negativo a la llamada, éste no quiere saber nada con investigar el caso de Angela Hayes, aunque se muestra muy interesado en los anuncios. Ahora bien, ¿qué es lo que genera en Dixon estos anuncios que no puede parar de preocuparse por ellos, en vez de preocuparse por cuestiones más importantes? ¿Habrá en Dixon un deseo de investigar que va más allá del hostigamiento a los responsables de los carteles? ¿Qué revelan o denuncian estos carteles que hacen que interpelen a Dixon? Lo que muestra y enfatiza el film es que Dixon está muy enojado, tanto con Red como con Hayes, porque Willoughby padece de un cáncer terminal, por esta razón no cree que sea justo que le hagan esto a ese “gran hombre”.

El film realiza un viraje muy destacado cuando el jefe de policías Willoughby se suicida. El jefe deja tres cartas a su esposa, a Hayes y a Dixon. De esta manera se inaugura la tercera fase de “La Partida” que es “La ayuda sobrenatural”, que refiere la inesperada asistencia que recibe quien ha emprendido la aventura adecuada. Campbell expone que “para aquellos que no han rechazado la llamada, el primer encuentro de la jornada del héroe es con una figura protectora (a menudo una viejecita o un anciano), que proporciona al aventurero amuletos contra las fuerzas del dragón que debe aniquilar” (Campbell, 1949, p. 84). La ayuda sobrenatural guía al héroe en su viaje, además Campbell agrega algo interesante que es muy útil en el análisis del film. Campbell menciona que “no es raro que el ayudante sobrenatural tenga forma masculina. En el reino de las hadas puede ser algún pequeño habitante del bosque, algún hechicero, ermitaño, pastor o herrero que aparece para dar al héroe los amuletos y el consejo que requiere. Las mitologías superiores han desarrollado el papel en la gran figura del guía, el maestro, el conductor, el que lleva las almas al otro mundo” (Campbell, 1949, p. 84). El maestro en la presente historia es Willoughby que deja un gran amuleto (La Carta) a Dixon, guiando al héroe en el viraje de su posición subjetiva.

La primera carta que deja Willoughby es para su esposa: “Querida Anne: Hay una carta más larga en el cajón de la cómoda que he estado escribiendo durante la última semana. Contiene nuestra historia, nuestros recuerdos y lo mucho que te he amado. Ésta solamente contiene esta noche, y más importante, hoy. Esta noche fui al establo para terminarlo. No puedo disculparme por la decisión, aunque sé que estarás enojada conmigo un tiempo o incluso me odies. Por favor, no me odies. No se trata del caso ‘Vine al mundo solo y me iré solo’, o algo así de estúpido. No vine a este mundo solo, mi madre estaba ahí. Y no me voy solo, porque ahí estabas, borracha en el sofá, haciendo bromas de Oscar Wilde. Esta es una cuestión de valentía. No un valor para enfrentar las balas. El sufrimiento de los meses siguientes dolerá más comparado con un tiro instantáneo. No, es el valor de sopesar los próximos meses de estar todavía contigo, de despertarme contigo, de jugar con las niñas, contra los próximos meses de ver en tus ojos cuánto te está matando mi dolor. Cómo mi cuerpo debilitado al tiempo que se desvanece y tú cuidándolo, son tus recuerdos finales y duraderos de mí. No permitiré eso. Quiero que tu último recuerdo sea que estamos en la orilla del río, y ese tonto juego de pesca. Supongo que hicieron trampa. Y yo dentro de ti y tú encima de mí, y apenas un fugaz pensamiento de la oscuridad por venir. Eso fue lo mejor, Anne. Todo un día, sin necesidad de pensar en eso. Quédate con este día, cariño, porque fue el mejor día de mi vida. Dales un beso a las chicas por mí, y que sepas que siempre te he amado. Tal vez nos volvamos a encontrar, si hay otra vida. Si no, bueno... ha sido un placer conocerte. Tu esposo... Bill”. Este escrito no apunta a analizar acerca del suicidio Willoughby, en principio esta carta muestra que los carteles no repercutieron en la decisión del jefe de policías. Esta carta es una declaración de amor hacia su mujer y su posición frente a la enfermedad.

La segunda carta que deja Willoughby es a Hayes: “Querida, Mildred: Te escribe el muerto Willoughby. Primero quiero pedir disculpas por morir antes de atrapar al asesino de tu hija. Es una fuente de gran dolor para mí y me rompería el corazón creer que pensaste que no me importó, porque sí me importaba. Pero hay algunos casos donde nunca tienes suerte. Luego cinco años después alguien escucha a otra persona alardear sobre el caso en un bar o en una celda de prisión y todo está envuelto en pura estupidez. Espero que eso sea válido para Angela, de verdad. Segundo… Tengo que admitirlo, Mildred, los carteles fueron una gran idea. Fueron como un movimiento de ajedrez. Y aunque no tuvieron absolutamente nada que ver con mi muerte, estoy seguro de que la gente del pueblo pensará lo contrario. Por lo tanto, para responder a eso, decidí pagar la renta del mes siguiente. Pensé que sería divertido. Tienes que mantenerlas un mes más después que me hayan enterrado. La broma ahora está de tu lado, Mildred. Y espero que no te maten. Así que buena suerte con todo eso y para todo lo demás también. Espero y rezo para que puedas atrapar al culpable”.

A partir de la lectura de estas dos cartas, no es menor identificar que los carteles no tuvieron influencia en la decisión de Willoughby. Esto no es así para Dixon, pues cuando se entera que el jefe se suicidó cree que ha sido por los anuncios. Dixon se entera de una forma particular sobre el hecho, se encuentra en la comisaría escuchando Chiquitita de ABBA, una vez más se muestra que Dixon está en su mundo. Mientras que escucha Chiquitita, observa el revuelo en la oficina y se entera que el jefe se ha suicidado. Un compañero le ofrece su aliento y le dice: “Lo sé, la mejor manera, la única forma, de honrar la memoria de ese hombre ahora, es ir a trabajar. Es ser... un buen policía. Ponerse en sus zapatos. Es hacer lo que hizo todos los días de su vida. Ayudar a la gente”. Dixon sale disparado a la agencia de publicidad en busca de Red. Dixon se encuentra totalmente loco, encuentra a Red y lo golpea duramente. Hasta lo tira de un primer piso hacia la calle. Esta situación genera que el nuevo jefe de policía (afroamericano) destituya del cargo a Dixon. El jefe le pide la pistola y la placa a Dixon, éste no tiene la placa (lo que se observa es que Dixon estaba muy poco comprometido con su labor de policía que ni la placa tiene) y se marcha de la estación de policía.

En paralelo, algunas cuestiones pasan alrededor de Hayes: primero se entera de lo que ha hecho Dixon a Red, segundo su amiga (afroamericana) es arrestada por Dixon por falsas pruebas de tenencia de drogas y por último cuando maneja por la ruta con su hijo observa cómo se prenden fuego sus tres carteles. Esto genera mucha ira en Mildred, lo que la convoca a prender fuego la estación de policías. Dentro de ella se encuentra Dixon, ya que había ido a buscar la carta que le dejó Willoughby. Mientras Dixon lee la carta, escucha Last Rose of Summer de la ópera de “Martha”. La tercera y última carta que deja Willoughby dice: “Jason, te escribe Willoughby. Estoy muerto ahora, lamento eso. Hay algo que quiero decirte que nunca te dije mientras vivía. Creo que tienes talento para ser un policía muy bueno, Jason. ¿Y sabes por qué? Porque en lo profundo de tu corazón, eres un hombre decente. Sé que crees que me lo estoy inventando, pero no, estúpido. Aunque sé que estás muy enojado. Y sé que desde que murió tu padre tienes que cuidar a tu madre. Pero mientras sigas albergando tanto odio, entonces creo que nunca serás capaz de convertirte en lo que sé que quieres llegar a ser: Un detective. ¿Sabes lo que necesitas para ser un detective? Y sé qué harás una mueca cuando te diga esto… Lo que necesitas para ser un detective… Es amor. Que se jodan. Porque a través del amor, viene la calma. A través de la calma viene el pensamiento. Y necesitas pensamiento para detectar cosas a veces, Jason. Eso es todo lo que necesitas. Ni siquiera necesitas una pistola. Y definitivamente no necesitas odio. El odio nunca puede resolver nada. Pero la calma sí. Y el pensamiento también, inténtalo. Inténtalo sólo para variar. Nadie pensará que eres gay. Y si hay alguno, arréstalo por homofobia. No se sorprenderán. Buena suerte, Jason”.

Es interesante señalar que Dixon cuando se encuentra con un mensaje o anuncio, el hecho es acompañado de un tema musical, como si fuese un preludio de lo que acontecerá o sucederá. Se recuerda al lector estos sucesos: en primer lugar, Dixon antes de encontrarse y sorprenderse con los carteles está cantando un tema de Johnny Cash. Luego antes de enterarse de la muerte de Willoughby está escuchando un tema de ABBA. Por último, cuando lee su carta está escuchando “Last Rose of Summer”, el tema musical anticipa al espectador que algo sucederá. Por lo tanto, se conjetura que “Last Rose of Summer” es el preludio a la entrada de la cuarta fase de “La Partida”.

Responsabilidad subjetiva en el viaje del Héroe.

Campbell expone para “El cruce del primer umbral” que “con las personificaciones de su destino para guiarlo y ayudarlo, el héroe avanza en su aventura hasta que llega al ‘guardián del umbral’ a la entrada de la zona de la fuerza magnificada. Tales custodios protegen al mundo en las cuatro direcciones, también de arriba a abajo, irguiéndose en los límites de la esfera, actual del héroe, u horizonte vital” (Campbell, 1949, p. 94). Además, agrega que “la persona común está no sólo contenta sino orgullosa de permanecer dentro de los límites indicados y las creencias populares constituyen la razón de temer tanto el primer paso dentro de lo inexplorado” (Campbell, 1949, p. 94). Entonces, el umbral marca la división entre el mundo familiar y desconocido para el héroe.

En el momento en que “Last Rose of Summer” está en su máxima sonoridad explota la estación de policías. Jason lejos de escapar, observa como el expediente de Angela Hayes se prende fuego y lo apaga. Es interesante señalar que en lo único que piensa Jason es en proteger el expediente, se lo guarda debajo de la ropa y dice: “Calma calma”, las palabras de su jefe hacen rápidamente efecto. Jason logra escapar, aunque no sale ileso, una parte de su cuerpo sale quemado. Por suerte para Jason, un vecino del pueblo lo ayuda y le apaga su ropa que estaba en llamas.

Esta situación es crucial en la vida de Jason, a partir de este momento se ubica el viraje en su posición subjetiva. Este pasaje permite ubicar algunas cuestiones: la primera es que demuestra que los carteles o anuncios (“¿Cómo pasó, jefe Willoughby? ¿Todavía no hay arrestos? Violada mientras moría”) implican directamente a Jason, es un anuncio que pudo haber dejado pasar, pero lo tomó como propio, tal vez por eso se observó tanto rechazo hacia los mismos. Como se expuso con anterioridad, algo de su deseo se puso en juego a partir de la lectura de esos anuncios. La segunda cuestión fundamental es que la acción que realizó Jason, en agarrar el expediente, muestra acerca de su responsabilidad subjetiva, no quedando enmarcada su acción únicamente en lo moral. Lo moral es pensar que rescató el expediente para hacer el bien, que lo ubica en el lugar del “buen policía”, el del deber cívico que tiene hacia los ciudadanos del pueblo y hacia la familia de Angela. En cambio, la conjetura que se establece es que el rescatar el expediente está en la línea del acto ético. Oscar D’ Amore expone, en su escrito Responsabilidad subjetiva y culpa, que el “el acto ético no podría sino coincidir con el efecto-sujeto. Es decir, el sujeto del acto coincide con el de la responsabilidad subjetiva. Es por esto que también afirmamos que la responsabilidad subjetiva es otro nombre del sujeto, del sujeto en acto” (D’ Amore, 2013, p. 34). La explicación que realiza D’ Amores es que no hay “responsabilidad subjetiva sin culpa, es la culpa, lo que ob-liga responder” (D’ Amore, 2013, p. 38). Se puede pensar que, Jason se muestra culpable en las diferentes negativas y rechazos que se han señalado, en cambio, cuando Jason se confrontó con el expediente de Angela Hayes (al mismo tiempo que leía la carta) se vio obligado a responder, entonces a realizar su acto ético.

Se conjetura que, cuando Jason salva el expediente algo de su deseo se pone en juego, D’ Amore expone que: “La interpelación subjetiva se pone en marcha cuando la Ley simbólica del deseo, ob-liga a retornar sobre la acción. No hay deseo sin culpa, implica retornar sobre la acción, y en efecto el psicoanálisis procede de este modo, retorna sobre la acción más moral, más particular, favoreciendo la interpelación para la responsabilidad subjetiva” (D’ Amore, 2013, p. 41). Además, D’ Amore realiza una relación entre el sentimiento de culpa y el sujeto que ayuda a comprender las singularidades del sujeto en su acción. Este autor menciona que “el sentimiento de culpa se diluye en el efecto sujeto y es una respuesta de dimensión ética. Recordamos que llamamos éticas a las singularidades que hacen desfallecer al particular previo” (D’ Amore, 2013, p. 41). Los carteles interpelaron a Jason, en principio rechazando el llamado, pero luego con la muerte de Willoughby y con la lectura de la carta obligaron a Jason a retornar sobre su acción. La acción de Jason revela algo de su deseo y su singularidad, se puede suponer que es la de ser un detective, ensanchando el universo en el cual están ubicadas las acciones particulares de Jason. Como lo describe Campbell, esta acción permite salir a Jason del mundo familiar y cotidiano, lo lanza al héroe hacia lo desconocido, en el camino de su deseo que no es sin responsabilidades y complicaciones.

Con el mundo de lo desconocido se inaugura la quinta y última fase de “La partida” que es el “El vientre de la ballena”. Campbell explica que “la idea de que el paso por el umbral mágico es un tránsito a una esfera de renacimiento queda simbolizada en la imagen mundial del vientre, el vientre de la ballena. El héroe en vez de conquistar o conciliar la fuerza del umbral es tragado por lo desconocido y parecería que hubiera muerto” (Campbell, 1949, p. 106). El vientre de la ballena queda representado por el salto a lo desconocido, el héroe se lanza a un mundo nuevo, le implica atravesar una muerte para un nuevo resurgir, “el paso del umbral es una forma de autoaniquilación” (Campbell, 1949, p. 108).

Es interesante como Campbell utiliza los mitos para comprender y analizar el viaje del héroe, pues se entiende que los mitos son producciones de diferentes pueblos que tienen analogía con las producciones individuales. Campbell, como lo realiza Freud con el mito de la horda primitiva, buscaba la semejanza entre lo colectivo y lo individual. Un ejemplo que utiliza Campbell del vientre de la ballena es el del “héroe griego Heracles, habiéndose detenido en Troya cuando regresaba a su país con el cinturón de la reina de las Amazonas, descubrió que un monstruo, enviado por Poseidón, el dios del mar asolaba la ciudad. La bestia salía a la playa y devoraba a la gente que huía por la llanura. La bella Hesione, hija del rey, acababa de ser amarrada por su padre a las rocas como un sacrificio propiciatorio, y el gran héroe visitante aceptó rescatarla por un premio. El monstruo, a su debido tiempo, rompió la superficie de las aguas y abrió su enorme boca. Heracles se zambulló en su garganta, le cortó el vientre y dejó muerto al monstruo” (Campbell, 1949, p. 108). El vientre de la ballena queda representado cuando llevan a Jason al hospital por las graves quemaduras, sufridas en la explosión de la estación de policías. La lectura que se realiza es que Jason atraviesa esta “pseudomuerte”, momento de aniquilación de su ser -en términos metafóricos-, para que se establezca un nuevo resurgir. Este nuevo resurgir, como se lo ha desarrollado, está en la línea de una nueva posición subjetiva.

La iniciación: El camino de las pruebas de Jason, en el pasaje de policía a detective.

Para Jason comienza un nuevo camino, esto origina el inicio de la segunda etapa que propone Campbell que es el de las “Pruebas y victorias de la iniciación” su primera fase es “El camino de las pruebas”, o como también la llama Campbell del aspecto peligroso de los dioses. En esta fase “el héroe se mueve en un paisaje de sueño poblado de formas curiosamente fluidas y ambiguas, en donde debe pasar por una serie de pruebas. Ésta es la fase favorita de la aventura mítica” (Campbell, 1949, p. 115). Una vez que el héroe se encuentra en el mundo desconocido, debe superar una serie de pruebas que lo ayudarán a aumentar su nivel de conciencia.

La primera prueba de Jason comienza en el hospital, donde se encuentra con Red muy herido, pero recuperado. Jason se sorprende de encontrar a su “víctima”, le pide disculpas con lágrimas en sus ojos. El joven Red lo perdona. La segunda gran prueba ocurre en el bar del pueblo, Jason se encuentra bastante herido por las quemaduras, aunque recuperado. De casualidad escucha a dos hombres hablando sobre una supuesta violación. Por los detalles que cuentan estas dos personas, Jason automáticamente asocia que uno de ellos puede llegar a ser el violador y asesino de Angela Hayes. A Jason se le ocurre rasguña la cara de esa persona para comenzar un combate. Se hace golpear brutalmente por aquel hombre para sacarle un pedazo de ADN (ganado en el rasguño inicial), para así investigarlo con el ADN encontrado en el cuerpo de Angela Hayes. Es sumamente interesante observar y señalar el cambio de posición de Jason, ahora entrega su cuerpo a costa de investigar el caso de Angela Hayes, no le bastó con quemarse medio cuerpo, sino que además ahora se enfrenta a una brutal golpiza. Cuando llega a su casa, saca el pedazo de piel que tenía entre las uñas para poder analizarlo.

De esta manera, comienza la segunda fase de la etapa de “La Iniciación” que es el “Encuentro con la Diosa”, esta etapa Campbell la describe de la siguiente manera: “La última aventura, cuando todas las barreras y los ogros han sido vencidos, se representa comúnmente como un matrimonio místico del alma triunfante del héroe con la Reina Diosa del Mundo. Ésta es la crisis en el nadir, en el cénit, o en el último extremo de la Tierra; en el punto central del cosmos, en el tabernáculo del templo o en la oscuridad de la cámara más profunda del corazón” (Campbell, 1949, p. 128). Según Campbell, esta prueba se representa en el matrimonio con una figura femenina. Esto quiere decir, el dominio del héroe sobre la vida (por eso el símbolo femenino). Esta fase queda representada en el encuentro entre Mildred y Jason. Jason se acerca a la casa de Mildred y le dice: “No quiero que tengas demasiada esperanza, pero hay un hombre… Creo que podría ser el responsable. Tengo el ADN”. Lo interesante es que Jason se acercó a hablar con Mildred, para que no perdiera las esperanzas en encontrar al asesino de su hija. Esto Hayes se lo agradece profundamente. De alguna manera, Jason se reconcilia con Hayes de todas las cosas que había hecho. Esto demuestra, una vez más, acerca de la conjetura que los tres carteles que encontró Jason en la carretera lo habían interpelado.

La tercera fase de la etapa de “La Iniciación” es “La mujer como tentación” se caracteriza de la siguiente manera: “El matrimonio místico con la reina diosa del mundo representa el dominio total de la vida por el héroe; porque la mujer es la vida y el héroe es su conocedor y dueño. Las pruebas que sufre el héroe, preliminares a sus últimas experiencias y hechos, son el símbolo de esas crisis de realización por medio de las cuales su conciencia se amplifica y se capacita para resistir la posesión completa de la madre destructora, su inevitable desposada. De esa manera sabe que él y el padre son uno solo: él ocupa el lugar del padre” (Campbell, 1949, p. 140). Esta fase expone que una vez que el héroe ha expandido su nivel de conciencia, existe una desigualdad entre la verdad y su apariencia exterior que puede ser seducida por las tentaciones carnales. Como resultado, el héroe puede presentar un rechazo hacia alguna figura femenina. Este rechazo en Jason se lo identifica que aparece hacia su madre, ya no la ubica como el lugar de la verdad y el saber. Un ejemplo de esto es la noche que Jason llegó herido con el ADN del supuesto sospechoso, la madre lo quiso ayudar, él rechazó toda ayuda posible. Se observa que Jason ha tenido una posición diferente frente a esa madre bastante devoradora.

La cuarta fase de “La Iniciación” es “La reconciliación con el Padre”, en esta fase el héroe se reconcilia con la figura tirana y piadosa del padre, lo que le permite a la vez comprenderse a sí mismo. Campbell lo expresa de la siguiente manera:

“El padre terrible trató entonces de ahogar a los jóvenes en una cámara de vapor demasiado calentada. Ellos recibieron la ayuda de los vientos, quienes les dieron, para que se escondieran, un lugar de protección dentro de la cámara. ‘Sí, son mis hijos’, dijo el Sol cuando salieron, pero era mentira, porque planeaba una nueva trampa. La prueba final consistía en fumar una pipa llena de veneno. Un gusano peludo previno a los muchachos y les dio algo para que se lo pusieran dentro de la boca. Fumaron la pipa sin recibir ningún daño, pasándosela entre ellos hasta que se acabó. Hasta dijeron que tenía un dulce sabor. El Sol estaba orgulloso y completamente satisfecho. ‘Ahora, hijos míos —preguntó—, ¿qué queréis de mí? ¿Por qué me habéis buscado?’ Los Héroes Gemelos habían ganado la completa confianza del Sol, su padre” (Campbell, 1949, p. 153).

Esta fase queda muy bien representada cuando Jason vuelve a la estación de policía a hablar con el nuevo jefe. A partir de esta escena, se interpreta que el jefe representa la ley del padre, una ley que para Jason estaba bastante endeble. El nuevo jefe, luego de haberlo expulsado lo felicita por el gran trabajo que había realizado, aunque le dice que el hombre del bar no había cometido el crimen, es más, le dice que ni siquiera ese hombre estaba en el país cuando el hecho había sucedido.

Con este paso se inaugura la quinta fase de “La Iniciación” que es “La apoteosis” que refiere a cuando se ensalza exageradamente a alguien con alabanzas y honores. En este nivel el “yo” del héroe se desintegra. Esto transporta al héroe a un nuevo nivel de conciencia, que le permite sacrificarse (Campbell, 1949, p. 172). Este sacrificio se observa cuando Jason con total indignación le pide explicaciones a su nuevo jefe, las explicaciones que recibe son que el hombre no es el asesino de Angela Hayes. De esta manera aceptando con mucha resignación lo que estaba escuchando, Jason le dice a su jefe que había encontrado su placa y la entregaba. Jason afirma que ya no es más policía, según Campbell se puede interpretar este movimiento como el de la “desintegración de su yo”, pero no se resigna en la investigación. Se puede conjeturar que hay una metamorfosis en Jason, del pasaje de policía a detective, tal como se lo describe Willoughby en su carta.

La quinta y última fase de la etapa de “La Iniciación” es “La gracia última”, Campbell describe esta fase como: “La facilidad con que esta aventura se lleva a cabo significa que el héroe es un hombre superior, un rey nato. Esa facilidad distingue numerosos cuentos de hadas y leyendas de los dioses encarnados” (Campbell, 1949, p. 200). Además, Campbell agrega que “donde el héroe común habría de afrontar una prueba, el elegido no encuentra obstáculo que lo retrase ni comete error alguno. La fuente es el Ombligo del Mundo, su agua flameante, la esencia indestructible de la existencia; la cama que gira continuamente es el Eje del mundo” (Campbell, 1949, p. 200). De esta manera, se entiende que en esta fase el héroe finalmente está listo para recibir aquello para lo cual emprendió su aventura. La nueva aventura para Jason comienza cuando habla con Mildred, le comunica que no era el hombre... Ella le pregunta si está seguro, Jason le explica que ni siquiera estaba en el país cuando sucedió lo de Angela. Jason le pide disculpas por haberle dado esperanza. Hayes le responde: “Al menos tenía una esperanza que no había sentido durante mucho tiempo”. Jason le dice que hay una cosa más que ha pensado, para Jason no hay obstáculo que lo retrase, le expresa que sabe que no es el violador de Angela, pero sabe que es un violador, de eso no tiene dudas. Le manifiesta a Mildred que sabe su patente y sabe dónde vive, que es cerca de Idaho. Mildred le responde que “es extraño pero que tiene planeado ir temprano para ahí”. Jason le ofrece su compañía, para comenzar la nueva aventura. La transformación del Héroe ya está realizada.

El regreso del Héroe

Este recorrido confluye en la tercera y última etapa que es “El regreso y la reintegración a la sociedad”, la primera fase es “La negativa al regreso” o el mundo negado. Campbell explica que “cuando la misión del héroe se ha llevado a cabo, por penetración en la fuente o por medio de la gracia de alguna personificación masculina o femenina, humana o animal, el aventurero debe regresar con su trofeo transmutador de la vida” (Campbell, 1949, p. 223). Además, agrega que “el ciclo completo, la norma del monomito, requiere que el héroe empiece ahora la labor de traer los misterios de la sabiduría, el Vellocino de Oro, o su princesa dormida al reino de la humanidad, donde la dádiva habrá de significar la renovación de la comunidad, de la nación, del planeta o de los diez mil mundos” (Campbell, 1949, p. 223). Lo que quiere explicar Campbell en esta fase es que una vez que el héroe a logrado la iluminación, puede existir la duda o el rechazo a volver al mundo normal. Esta fase queda condensada en la última escena donde se produce el último diálogo del film. Sucede por la mañana, donde Jason pasa a buscar en auto, con algunas escopetas, a Hayes. Se observa a un Jason dudoso de su acción. Se transcribe literal el pasaje:

Hayes le expresa que necesita decirle algo: “Fui yo quién quemó la estación de policía”.
Jason: “¿Quién más hubiera sido?”.
Hayes: “¿Estás seguro de esto?”.
Jason: “¿De matar a ese tipo? En realidad no. ¿Y tú?”.
Hayes: “Tampoco. Supongo que podemos decidirlo por el camino”.

Las siguientes fases no quedan expuestas en el film, aunque se describen brevemente. Se podría conjeturar que Jason las ha alcanzado, pero se termina el análisis propuesto con el último diálogo de la película. Además, como se ha puntualizado en el inicio del escrito, no es necesario que ocurran todas las fases para que se establezca el viaje del héroe. Las fases restantes son: “La huida mágica”, o la fuga de Prometeo que refiere que en ocasiones el héroe regresa con la bendición final escapando de algún mal. “El rescate del mundo exterior” esta fase refiere a que para poder volver al mundo normal el héroe puede necesitar que alguien del mundo normal lo ayude. “El cruce del umbral del regreso” el héroe vuelve al mundo normal y lo acepta como real. “La posesión de los dos mundos” esta fase refleja que, gracias a la bendición final, el héroe ahora es el maestro de los dos mundos. Por último, la “Libertad para vivir”, la naturaleza y función de la gracia última. Finalmente, el héroe entrega la bendición final a la humanidad.

Reflexiones finales

El presente trabajo estableció algunas puntualizaciones acerca de la aventura del héroe. Se utilizó como herramientas metodológicas las conceptualizaciones de Joseph Campbell. El film elegido para este análisis fue “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri”. Con respecto a la traducción que es “Tres anuncios por un crimen”, habría que preguntarse acerca de qué crimen hacen mención estos anuncios: ¿del crimen de Angela Hayes o del crimen en el que se embarcaron al final del film Mildred y Jason?

Según Campbell, la condición del viaje del héroe es: abandonar un estatus determinado para encontrar una condición de existencia diferente a la anterior. La propuesta de Campbell es no pensar al héroe como un salvador o como se describe en los héroes de los cómics con superpoderes, sino la de pensar la aventura del héroe con ejemplos más terrenales, como la que puede ser la del pasaje del niño al adulto. El viaje del héroe ocurre en el cambio de una cierta condición del sujeto hacia otra. A partir de lo que postula Campbell, se estableció como hipótesis de trabajo el suponer el viaje del héroe es un correlativo a lo que se entiende por un cambio de posición subjetiva. Esto quiere decir, que mientras que el héroe realiza su viaje de conocimiento y transformación como lo describe Campbell, en términos psicoanalíticos, en el sujeto ocurre una transformación que permite el viraje de una posición subjetiva hacia otra.

Con respecto al análisis del film se centró principalmente en Dixon, en el que se ubicó el viaje del héroe, con las respectivas tres etapas propuestas por Campbell. Se puntualizó que el film transcurrió alrededor de tres personajes, de tres anuncios o carteles y de tres cartas que interpelaron la realidad de los personajes. También se puede añadir, que el cambio de posición subjetiva se vio atravesada por tres temas musicales. Además, se observó la importancia que tuvieron los tres anuncios en Dixon, éstos lo interpelaron de tal manera que generó en este personaje todo un cambio de posición subjetiva.

Lo interesante del cambio subjetivo que se desarrolló es que estuvo marcado por el deseo, la conjetura es establecer que algo del deseo de investigar tocó la subjetividad de Dixon. No hay que olvidar lo que dicen los anuncios: “¿Cómo pasó, jefe Willoughby? ¿Todavía no hay arrestos? Violada mientras moría”. Éstos tienen dos preguntas explícitas que interpelaron a Dixon, éste las tomó y generaron que se emprenda en su viaje personal. De esta manera, se planteó que en el momento que Dixon lee la carta se produce el pasaje de ser el oficial Dixon a posicionarse como el detective Jason.

Por último, se puntualiza que el cambio de posición subjetiva que realizó Jason nada tiene que ver con lo moral, es más al final del film se mostró que Jason es capaz, aunque se lo observa dudoso, de cometer un crimen. El cambio de posición subjetiva que se marcó en Jason está en la línea del acto ético, acto que está en consonancia con la responsabilidad subjetiva y el término del sujeto del acto, lugar donde se afirma el deseo. En Jason el lugar del deseo queda representado en la acción de investigar, o sea de ir más allá de los límites de lo moral.

Referencias

Campbell, J. (1949): El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito. Fondo de Cultura Económica. Ciudad de México. 2017.

D’Amore, O. (2013): Responsabilidad subjetiva y Culpa. En Revista Internacional sobre Subjetividad, Política y Arte. Vol. 8, (3), julio 2013, pp. 34-51.

Freud, S. (1913): Sobre la iniciación del tratamiento en Obras Completas, t. XII, Amorrortu editores, 2008.

Lacan J. (1992): Momentos cruciales de la experiencia psicoanalítica, Ed. Manantial, Buenos Aires.



NOTAS





COMENTARIOS

Mensaje de Agustín Fernández  » 31 de octubre de 2019 » agustin.fernandez83@gmail.com 

Muy interesante todo el desarrollo. Con mucho de "leer con un escrito" (la fórmula utilizada por J. Allouch), se "lee" el film con el texto de Cambell, produciendo este escrito como lectura. Mayormente apoyándose en imagos -la negativa al llamado: el responder negativamente, el salto a lo desconocido: la ballena, etc.-, pero logra configurar una interesante constelación que permite hacer una lectura si se siguen las reglas de juego que van emergiendo.
Sería interesante, como un segundo paso del análisis -segundo paso o segundo momento-, revisar los aportes de Lacan respecto del héroe como aquel que no vacila ante su deseo. Aquel que va más allá de la lógica de los bienes (algo de esto, efectivamente lo toma el autor: "el cambio de posición subjetiva que realizó Jason nada tiene que ver con lo moral, es más al final del film se mostró que Jason es capaz, aunque se lo observa dudoso, de cometer un crimen") y no se queda en la belleza (en tanto, digámoslo así, "lo soportable de lo terrible").



Mensaje de M Teresa Icart Isern  » 30 de septiembre de 2019 » mticart@ub.edy 

Tres anuncios en las afueras, plantea una historia del valor de los héroes y los antihéroes. Un tema que se respira es el del odio. Milred es una mujer consumida por el odio, por la rabia más profunda hacia una situación, la no resolución del asesinato y violación de su hija, que la incómoda profundamente: despidió a su hija con palabras alusivas a la violación de la menor. El odio de Milred se traduce en su actitud frente al sheriff Willoughby, un odio que se magnifica ante un hombre que aparece como honesto y al que el cáncer le lleva a despedirse de la vida. Milred tampoco tiene en cuenta el dolor que su actitud produce en su hijo. Otra muestra de su rabia es el incendio que provoca en la comisaria. Otro personaje cargado de odio es el de Dixon quien parece que la convivencia con su madre ha influido en una visión amarga de la vida, que provoca un resentimiento hacia los otros (racismo, clasismo). En cualquier caso, el odio no aparece como solución… la amargura de Milred continuan mientras que el resentimiento de Dixon parece disminuir tras la carta del sheriff.
En general diría que es una película con secuencias gore con un final abierto que, como en casi toda la película, se mezclan sentimientos de tristeza, humor, pena y desconcierto.



Mensaje de mtii  » 26 de septiembre de 2019 » mticart@ub.edu 

Tres anuncios en las afueras, plantea una historia del valor de los héroes y los antihéroes. Un tema que se respira es el del odio. Milred es una mujer consumida por el odio, por la rabia más profunda hacia una situación, la no resolución del asesinato y violación de su hija, que la incómoda profundamente: despidió a su hija con palabras alusivas a la violación de la menor. El odio de Milred se traduce en su actitud frente al sheriff Willoughby, un odio que se magnifica ante un hombre que aparece como honesto y al que el cáncer le lleva a despedirse de la vida. Milred tampoco tiene en cuenta el dolor que su actitud produce en su hijo. Otra muestra de su rabia es el incendio que provoca en la comisaria. Otro personaje cargado de odio es el de Dixon quien parece que la convivencia con su madre ha influido en una visión amarga de la vida, que provoca un resentimiento hacia los otros (racismo, clasismo). En cualquier caso, el odio no aparece como solución… la amargura de Milred continuan mientras que el resentimiento de Dixon parece disminuir tras la carta del sheriff.
En general diría que es una película con secuencias gore con un final abierto que, como en casi toda la película, se mezclan sentimientos de tristeza, humor, pena y desconcierto.



Mensaje de Daniela B  » 26 de agosto de 2019 » danylace09@gmail.com 

Vi el film hace ya unos meses, y me pareció una obra totalmente conmovedora. El tratamiento que Mildred brinda a la falta de respuestas acerca del crimen de su hija me brindó una perspectiva novedosa y entretenida. Su personaje, simplemente me pareció completamente verosímil.
El análisis realizado por Ramallo sirvió para repensar a Dixon, ya que no lo había pensado como un héroe sino más bien como un antihéroe. El rol paterno encarnado en la figura deljefe (sea el primero o el último), podría también observarse en el cumplimiento del deseo expresado en la carta (que Dixon sea calmo, que Dixon sea detective)?



Película:Tres anuncios por un crimen

Titulo Original:Three Billboards Outside Ebbing, Missouri

Director: Martin McDonagh

Año: 2017

Pais: UK | USA