Inciio > Series > House Temporada 2 > Temporada 2 - Episodio 24 > "No Reason" / "Sin razón"
"No Reason" / "Sin razón"

Temporada 2 - Episodio 24

Autor: Suzzi Fernández, Daniela

Palabras clave: Investigaciones - Alucinación – Intimidad – Núcleos culpógenos

Síntesis

El capítulo comienza con un debate entre el Dr. House y sus colaboradores sobre el caso de un paciente atendido por éste instantes previos en la guardia médica, quien sufre una inflamación en la lengua. Mientras que el doctor les brinda información del caso debaten diferentes hipótesis. En ese momento irrumpe un desconocido en la sala, preguntando cuál de ellos era el Dr. House, disparándole en el estómago y luego en el cuello.

En la siguiente escena aparece el Dr. House acostado en una cama del hospital. Al recuperar la conciencia, ve a la Dra. Cameron, colaboradora suya, sentada junto a su cama. Él intuye que está internado hace dos días, pregunta si perdió algún órgano, ella le relata lo sucedido. Intenta contarle quién fue su atacante, pero éste la interrumpe mostrando desinterés en saberlo. Simultáneamente, el Dr. House cambia de tema y pregunta si el paciente afectado en su lengua sufría una infección. La Dra. responde que le hicieron un biopsia, a lo que el Dr. House contesta que dio negativo, al igual que los test de sangre. Él le pregunta si hubo síntomas nuevos, más allá del aumento de la presión intercraneal; le pregunta a la Dra. Cameron si sabe como lo dedujo. En el momento en que ella comienza a responderle, el Dr. House ve como traen en una camilla a la misma sala en que él se encuentra al hombre que le disparó, quién al pretender escapar resultó herido. Esto lo colma de ira, quién sin escuchar las precauciones de la Dra. Cameron, se levanta para hablar con la Dra. Cuddy, directora médica del hospital, y expresarle su enojo. Mientras que la Dra. Cameron insiste en que él debería quedarse en reposo, él le indica: “Revisa la basura del Harpo” dejando entrever una hipótesis. Ella deduce que con el término "basura" el Dr. House se refiere a que lo que está causando el daño en el paciente está echando sus restos en el sistema linfático. Es entonces cuando él le indica: "hagan una biopsia del nodo linfático bajo la quijada".

A continuación el Dr. House ingresa al despacho de la Dra. Cuddy, la cual al verlo entrar se disculpa, diciéndole que no hay otra opción ya que el hombre que le disparó debe estar en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) al igual que él, que está esposado, sedado y no va a herirlo. En ese momento éste se entera que el Dr. Gillick lo operó, y le comenta a la Dra. Cuddy que se siente mejor de su pierna y necesita menos morfina, noticia que sorprende a ambos. La Dra. evita el tema y él sospecha algo en eso.

Al regresar a la UCI, House interroga al sujeto que lo hirió acerca de por qué intentó matarlo, cuya respuesta fue que solo quiere verlo sufrir.

Aparecen en pantalla los Dres. Foreman y Chase, otros colaboradores del Dr. House, practicándole una punción debajo de la lengua al paciente anteriormente nombrado, la cual se complica ya que la lengua comienza a hincharse produciendo asfixia, debiendo cortarle el cuello a la altura de la garganta.

A continuación, los colaboradores de House le cuentan a éste que la biopsia del nodo linfático dio negativo, debaten entre todos la situación y pasos a seguir. Suponen que se trata de una infección, pero nada pueden asegurar sin la realización de una punción lumbar. El Dr. House les indica que le realicen dicha punción a pesar de sus riesgos. Sus colaboradores se retiran y él se queda leyendo los registros de su operación.

Mientras los Dres. Foreman y Chase realizan la punción, el atacante del Dr. House le confiesa cual fue el móvil de su agresión. Le relata que tiempo atrás su mujer estaba enferma y que él fue quien la curo. Le recordó que él mismo le había dicho que durante el curso de la investigación de la enfermedad cada cosa era relevante, y fue entonces cuando el atacante le confesó al Dr. House que mantenía un romance con otra mujer. Por más de que la enfermedad diagnosticada no estaba relacionada con dicho romance, igualmente el Dr. House le contó a la mujer sobre la aventura de su marido. Y fue así que ella se suicidó.

El Dr. House al terminar de oír lo que le contó su atacante, se acerca a la habitación en donde los Dres le practican la punción al paciente. Allí se encuentra con una mujer que dice ser su esposa, conversan poco tiempo acerca de éste. El Dr. House le comenta que el equipo médico ha tenido algunas dificultades para averiguar qué clase de infección tiene su esposo, que la causa más probable parecería ser una enfermedad venérea. Es en dicho momento en que los médicos se encuentran con que algo no anda bien, observan que la órbita ocular del paciente está sangrando y que no es un posible efecto de la punción lumbar. Sostienen que hay mucha presión detrás del ojo, y cuando toman los elementos necesarios para liberarla, la presión empuja el ojo hacia afuera. Simultáneamente, el Dr. House comienza a sentirse mal, se toca la herida abdominal, ve sangre y da cuenta de que rasgó sus suturas, se desvanece y cae al suelo.

El Dr. House se encuentra otra vez en su cama. Su atacante le explica que se desmayó, el Dr. responde de manera antipática preguntándole si también le había disparado a quién le vendió el arma para el suicidio de su esposa, por lo que éste le aclara que aunque él sea responsable, parte de la culpa era suya por haber abierto la boca.

En la escena siguiente nos encontramos con el Dr. House y sus colaboradores en la vía pública debatiendo acerca de lo sucedido con el ojo del paciente, barajando distintas hipótesis, entre ellas una coagulopatía, algún tipo de debilidad en el revestimiento de las venas oculares. A la conclusión que arriba House es a que lo mejor es probar con practicarle una biopsia de la barrera hematoencefálica. Así mismo le comenta a su equipo que desconfía que la mujer que el otro día se presentó en el hospital como esposa del paciente lo sea, confirmando esto la Dra. Cameron, cuando le explica que el paciente es viudo.

Luego aparece el Dr. House leyendo unos registros y conversando con el Dr. Wilson acerca de su rehabilitación. El Dr. House le comenta que su cuerpo estará bien y la frase que empieza acerca de su mente no la termina de completar. El tema de conversación cambia, ahora el punto de interés es saber quién era la mujer que se presentó como esposa del paciente citado anteriormente. El Dr. House hizo averiguaciones acerca de las visitas que tuvo y habló con las enfermeras que lo atendieron, así mismo comenta que su tropa nunca lo vio charlando con esa mujer, arribando a la conclusión de que posiblemente haya sido una alucinación. El Dr. Wilson le contesta que no sería tan raro después del trauma por el que pasó y de la cantidad de sangre que perdió. House le contesta que si su percepción está comprometida, lo está también su juicio. Su compañero le aconseja que se retire del caso y tome dos semanas para recuperarse y descansar. House se pregunta si la cirugía estará relacionada con esto que le sucede y porque el Dr. Gillick le suministró ketamina en la cirugía.

Es así que House irrumpe en el consultorio de la Dra. Cuddy mientras ella atendía a un paciente planteándole que tenían que hablar. Éste le pregunta por qué un cirujano administra ketamina, ella le pregunta quien le mostró su expediente quirúrgico y él le contesta con otra pregunta: “¿Cómo sabes que es mío?”. Ella le contesta que su paciente no ha sido operado y que a él no le importa nadie más. El Dr. House le comenta que su anestesia fue casi inexistente y que aún así no estaba despierto, que por alguna razón su cirujano decidió ponerlo en un coma disociativo en lugar de dejarlo inconsciente. La médica intenta responderle pero con poca seguridad.

Es entonces cuando éste le dice que buscará a su cirujano para tener una explicación de lo sucedido. Cuando se aleja caminando en busca del cirujano, la Dra. Cuddy mira sorprendida y conmovida la manera de caminar del Dr. House, pronunciando la palabra: "Funcionó". Él la mira, ella se acerca y le comenta que en Alemania hay una clínica en donde han tratado dolores crónicos induciendo comas y dejando básicamente que la mente se reinicie a sí misma. Le comenta que hay un 50% de posibilidades de que su dolor vuelva, pero que así mismo un 50 % de que no lo haga. El Dr. House la acusa diciéndole que no tenía derecho a hacer algo así, a meterse con su cerebro. Ella le dice que sí tiene derecho a curarlo, le pregunta por qué está tan enfadado y si está experimentando algún síntoma neurológico como podrían ser vértigos, temblores o alucinaciones. House niega dichos síntomas, le comenta que es una cuestión de principios y se retira.

Aparece la imagen de una intervención que le están realizando al paciente, quien cada vez tiene la lengua más hinchada. Luego los médicos se acercan a la UCI y le comentan a House que el test de la biopsia de la barrera hematoencefálica dio negativo, y que no había basura junto a la barrera, pero que sí encontraron sangre del "lado equivocado". El Dr. House plantea la existencia de un cuerpo extraño que causa la fiebre, quien en este caso sería, la sangre en el revestimiento cerebral. En esa situación es cuando el Dr. Chase plantea revisar el sistema linfático del tórax; el Dr. House hace un comentario acerca de eso, y el Dr. Chase le dice que las glándulas salivales de la lengua están conectadas al sistema linfático de los pulmones; que es el sistema linfático más cercano. Se produce un silencio en la sala, el Dr. House asienta la decisión y le dice que vaya por el sistema linfático pulmonar. Cuando los Dres. se retiran, el agresor del Dr. House comienza una charla con él, dándole a entender que quizá el Dr. Chase no esté siendo cada vez más listo, sino que el Dr. House se está haciendo más tonto, palabras que lo dejan pensativo.

Aparecen imágenes de los Dres. que acatan la indicación de House e intervienen al paciente. Luego de eso, la escena vuelve a la UCI, el Dr. House parece estar descansando mientras su agresor le habla, diciéndole que simula combatir el sistema, ser un rebelde y odiar las reglas, sustituyendo las reglas de la sociedad por las propias, que dice la verdad dura y honesta de modo oscuro y desolado, que piensa que todos los demás son cobardes. Su agresor también le dice que está equivocado, dándole a entender que es poco humilde, terminando la frase con una pregunta: "¿Por qué quiere tanto no ser humano, House?"

Entran dos de los colaboradores del Dr. House a la UCI, le comentan que la prueba fue negativa, que no mostró cáncer y que la fiebre de 39,5C no tiene razón. Está saliendo del post operatorio con la ayuda del Dr. Chase.

En la escena siguiente, aparece el Dr. Chase acompañando al paciente al baño. Es allí cuando éste comienza a tener fuertes dolores a medida que orina, indicando que "se está agrandando"; en el momento en que el Dr. Chase se acerca a investigar qué era lo que sucedía, el escroto le revienta y llena de sangre al Dr.

Luego el equipo se reúne para discutir lo sucedido con el paciente, debaten distintas hipótesis a partir de que los cirujanos no encontraron evidencias de una arteria reventada; House propone que la sangre debió salir de los riñones. Los médicos sorprendidos lo miran y le explican que no hay manera de relacionar los riñones con el escroto. Él también muestra sorpresa por lo que dijo, aunque se justifica explicando que en estos casos también es necesario cuestionar lo básico. El Dr. Foreman cree que se trata de un cáncer testicular. El Dr. House parece quedarse preocupado y pensante.

A continuación aparecen en un baño los Dres. Wilson y House conversando acerca del cáncer testicular y de el paciente; el Dr. House le comenta que no puede entender cómo algo tan evidente como lo que el paciente presentaba, a él no se le había pasado por la cabeza. Su compañero lo alienta diciéndole que si pudiese pensar todo por su cuenta no necesitaría de un equipo de médicos acompañándolo. El Dr. House tuvo un error de anatomía humana básica, y no relacionó una explosión testicular con un problema testicular. Se pregunta si eso hubiera pasado antes de que la Dra. Cuddy se meta con su cerebro. El Dr. Wilson le explica que ella quiso ayudarlo y que funcionó, a lo que el Dr. House contesta: "Si, puedo correr como el viento pero no puedo pensar, (...) creo que me arruinó a lo grande". El Dr. Wilson a lo largo de la charla se muestra conforme con la manera de proceder de la Dra. Cuddy, sostiene que nada malo ha hecho. House no puede entender porque "la protege", y le comenta: "Supe lo que hizo durante seis horas. ¿Cómo es que actúas como si lo supieses hace desde hace días?".

Se dirige muy enfadado al despacho de la Dra. Cuddy, gritándole al entrar "¿Qué es lo que tengo?". Los Dres. Cuddy y Wilson le explican que lo que intentaban era ayudarlo, que estaba fuera de control inyectándose morfina, a lo que el Dr. House les contesta: "Puedo hacer mejorar a las personas. Y ustedes dos deciden cambiarlo a favor de salidas a trotar". El Dr. Wilson le plantea que si está sufriendo efectos secundarios puede revisarlo, House se aproxima a él y lo golpea fuertemente en la cara.

-  Dr. Wilson: "Aún cuando estás fuera de sí, con ira y miedo aún te expresas en términos lógicos. ¿Estás alucinando?"
-  Dr. House: "Si. ¡Estoy alucinando!"
-  Dr. Wilson: "No. Digo en este momento. ¿Estás alucinando?"

Aparece el Dr. House en una nueva escena sentado en su cama. Su atacante le pregunta si estaba alucinando, y le comenta: “Se le está yendo de las manos, House”. Éste House reconoce que la oficina de la Dra. Cuddy fue una alucinación al igual que la escena en el baño con el Dr. Wilson. En medio de la alucinación, mojó su cama.

Aparecen los colaboradores del Dr. House en la UCI contándole que las pruebas no indican cáncer testicular. Éste les indica que le hagan al paciente una cistoscopía, para asegurarse de que se trata de un ser humano.

Luego aparecen los colabores del Dr. House bajando una escalera con éste, charlando acerca del paciente. Le cuentan que la prueba dio negativa. Comentan que seguramente se trate de algún tipo de prostatitis bacterial. El Dr. House vuelve a subir y a bajar las escaleras, observa sus piernas y la situación. Descarta opciones y ordena que le hagan al paciente una biopsia de algunos ganglios prostáticos. En un momento, parado en las escaleras pregunta: “¿Cómo llegué hasta aquí?”. Sus colaboradores no entienden lo que pasa. El Dr. House explica que estaba en la UCI y que apareció bajando escaleras con ellos, no recuera que pasó en el medio de eso ni cómo llegó hasta ahí. Su equipo médico cruza miradas preocupantes.

En la próxima escena el Dr. House entra al despacho de la Dra. Cuddy, diciéndole que se está retirando de su caso, que está perdiendo la cordura y que tiene pérdidas de conocimiento. Confiesa que le mintió cuando la Dra. le pregunto acerca de si tenía algún síntoma neurológico. Ella le dice que la está asustando. El Dr. House atina a retirarse diciéndole que está fuera del caso, y por último le pregunta porque ella se sobresaltó al verlo entrar. La respuesta fue que pensó que la venía a atacar otra vez. El Dr. House le pregunta: “¿Otra vez?”. Ella le explica que a la tarde fue a su despacho con el Dr. Wilson. Él le contesta que eso fue una alucinación, y que por ende significa que esto también es una alucinación. En ese momento aparece House acostado en su cama, con cara de asusto y asombro.

A continuación aparece el Dr. House nuevamente en la vía púbica, ahora con su atacante, y preguntando: “¿Cómo puedo diferenciar qué es real y que no? Todo se ve igual, suena igual, sabe igual”. El Dr. House supone que no está ahí, que eso es una creación de su mente y que en vez de preguntar las cosas a su atacante se las está simplemente preguntando a sí mismo. Su atacante le dice que su preocupación es que si actúa en el mundo real basado en información que no lo es, los resultados serían imprevisibles; pero que la información es incapaz de dañar por sí sola, no en cambio las acciones. Por ende le aconseja que se abstenga de actuar, pero no de lanzar sus ideas. House le dice que confiará en su equipo.

En la escena que sigue, el Dr. Chase comenta que la prueba fue negativa, no había sangre en la próstata ni anomalías estructurales. Suponen que el paciente tiene un problema de coagulación. House plantea una forma de operar al paciente, haciéndole solamente un pequeño rasguño: que lo opere un robot. Le comentan al paciente la situación, éste se niega y el Dr. House le dice: “Hace esto o se muere”. Bajan al quirófano con el paciente para mostrarle las funciones del robot.

Pronto aparece el Dr. House acostado en su cama. Su atacante conversa con él. Le pregunta si le hubiese importado que lo mate. House comienza a escribir sobre un vidrio de la UCI con un bolígrafo. Al terminar de escribir mira lo que hizo, y dice que no tiene sentido lo que hizo. El atacante le pregunta: “¿Realmente cree que el propósito de su vida era auto sacrificarse, y no obtener nada a cambio?”. Mientras éste le sigue hablando, aparece una imagen de House dentro de un auto con la supuesta esposa de su paciente. Luego aparece el Dr. House frente al vidrio escrito, mira a su atacante y le dice: “Lo siento”.

El equipo médico se encuentra con el paciente en el quirófano iniciando la intervención quirúrgica que llevará a cabo el robot. House irrumpe comentando que todo va a andar bien; le piden que se retire por falta de esterilización. Éste pregunta cómo es que no intentaron sacarlo del caso, si está teniendo alucinaciones y pérdidas de conocimiento. El Dr. Foreman le contesta: “siempre estás loco, y siempre tenés razón”. House responde que eventualmente es así, que cada vez que tiene una revelación, ellos están de acuerdo, sin retos ni necesidad de explicaciones; que o ellos están cada vez más listos o él cada vez más tonto. El Dr. Foreman replica: “House, estás perdiendo el juicio”, él contesta: “Lo perdí”. Cuando intenta House tomar el control del robot, el Dr. Chase lo frena diciéndole que va a matar al paciente. House le dice que eso lo sabe porque está dentro de su cabeza, que mientras la alucinación tenga sentido, su mente la dejará seguir el curso. Y que es por ello que debe hacer un sin sentido. Es así como House se pone al mando del robot, no logran pararlo y mata al paciente. En ese momento cae de la mano del paciente una bala que tenía agarrada. House la recoge y dice: “Adios”.

Las puertas de la UCI se abren y entran Cameron, Foreman y Chase corriendo con una camilla. El Dr. House va sobre ella sangrando. Chase anuncia al entrar que le han disparado en el abdomen y en el cuello. Antes de desmayarse, House dice que quiere que le administren ketamina.

Desarrollo Conceptual

Para comenzar con el trabajo, es importante señalar que la propia estructura del episodio requiere dos tiempos lógicos para su comprensión. El primer tiempo podríamos ubicarlo al principio del capítulo, cuando un desconocido irrumpe en la sala de reunión donde se llevaba a cabo un debate entre médicos y balea a House dos veces.

El segundo tiempo podría ser señalado al final del capítulo, en el momento que las puertas de la UCI se abren, entrando el equipo médico de House corriendo con una camilla, yendo éste sobre ella sangrando, producto de los dos disparos del desconocido anteriormente nombrado.

El episodio completo se desarrolla como una alucinación de House durante el tiempo en que es atendido por los médicos del hospital. Para lograr entenderlo, es imporante aclarar que una alucinación es una percepción que no corresponde a ningún estímulo físico externo; pero que sin embargo, la persona siente esa percepción como real.

Así mismo, a lo largo del episodio, House y su equipo, atienden a un paciente, el cual se presenta con la lengua hinchada y al que luego le van apareciendo nuevas complicaciones.

Son pertinentes estos señalamientos, ya que todo el episodio es resignificado a partir de la escena final. Uno comprende el sentido del capítulo al ver entrar a House herido a la UCI para que lo operen.

Por otro lado, al momento de elegir un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre, se podría elegir al Dr. House y hacer un paralelismo entre ambos. Tanto Ibbieta como House tomaron una decisión: hablaron, aún pudiéndose haber quedados callados. Dichas palabras tuvieron consecuencias y es por ello que serían responsables. Aún así, también se podría marcar una diferencia: Ibbieta habló para mentir, engañar y burlarse. Mintiendo dijo la verdad. En cambio House, dijo la verdad para desbaratar una mentira.

Analizaremos la decisión tomada por el Dr. House ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad. Por ello, sería pertinente señalar que el recorrido del circuito de la responsabilidad subjetiva parece no seguir una lógica cronológica, sino una lógica de retracción. Es decir que estaría volviendo sobre una acción que ha sucedido previamente.

Para ello, podríamos ubicar el tiempo uno de dicho circuito en la acción emprendida por House, acción en un tiempo y espacio determinado con medios calculados: Él abre la boca y le cuenta a su paciente que su marido la engaña con otra mujer.

House pensó que su acción se agotaba en los fines para los cuales había sido concebida: Que la mujer se entere la aventura de su marido.

Por otro lado, podríamos situar el tiempo dos en el momento en que House se sorprende cuando su atacante le cuenta que su esposa se había suicidado luego de enterarse de la noticia que él mismo transmitió. Se funda así, a posteriori el tiempo uno. House se encuentra con algo más allá de lo esperado. Las palabras de su atacante lo interpelan, dándole a entender que la muerte de su esposa no hubiera ocurrido si House no hubiera hablado (T1). El elemento que pone sobrevivo a House son justamente las palabras de su atacante.

El circuito de la responsabilidad comenzaría en este segundo tiempo, cuando House, el sujeto, se conmueve con algo que la realidad le presenta, interpelándolo. Acá se fundaría el tiempo uno, ya que en este momento House le da sentido a esa acción que en algún momento llevó a cabo.

Es importante aclarar, que a pesar de la distancia entre el tiempo uno y dos, éstos mantienen una relación, ya que uno no existe sin el otro, “uno es consecuencia del otro”;lo que acontece en el tiempo dos, no ocurriría si no hubiera sucedido la acción del tiempo uno.

En el momento de explicitar la hipótesis clínica, es necesario decir que ésta permite establecer una asociación entre ambos tiempos. Si en el tiempo uno aparentemente se observa un universo “completo” y en el tiempo dos surge una singularidad que interpela ese universo del sujeto, la hipótesis clínica viene a dar cuenta de la relación entre eso que surge y el universo previo.

Si se apuntara a ver cuál es la motivación que en ese primer momento actuó y que luego le mostró al sujeto algo diferente, podríamos pensar que el Dr. House al contarle la verdad a su paciente, acerca de la aventura de su marido con otra persona, muestra algo de su posición frente al matrimonio. Se supone que el engaño, la infidelidad, o la mentira, movilizan a House, y por algún motivo le cuenta a su paciente que su marido la engaña, provocando el ataque de éste a posteriori.

Así mismo, sería pertinente remarcar que este hecho nos demuestra en House cierta pérdida de objetividad, corriéndose de la posición de médico profesional, actuando a nivel personal. Es decir, a House como médico debería preocuparle la cura y tratamiento de la paciente, dejando la vida privada de ésta y su intimidad, en un segundo plano. El engaño de su marido nada tenía que ver con la enfermedad, no era algo que podría haber influido en la cura, y sin embargo él habló.

También podría hacerse una observación acerca del secreto profesional, el cuál en el caso médico, se basa en el respeto a la intimidad del paciente. House usó la verdad que le reveló el marido de la paciente, pero no como un elemento médico para establecer un diagnostico clínico, sino en base a una acción personal no aclarada en el capítulo, pero que no le competía.

Por otro lado, pueden considerarse los elementos del azar y la necesidad.

El azar es casual, accidental y contingente. Podríamos ubicar al azar en el siguiente ejemplo: El Dr. House atendió a la paciente pudiendo haber sido otro el que la atienda y el que dé con el diagnóstico exacto para curarla. Sin embargo, éste fue incluido en el caso porque no podían descubrir qué afectaba la salud de la mujer. En el caso contrario, ella podría haber sido atendida por otro profesional, o en otro hospital, podría no haber sido sanada, podría haber muerto a causa de la enfermedad, no se hubiese enterado del engaño, podría no haberse suicidado y por ende tampoco le habrían disparado a House. En definitiva todas variantes casuales pero que definen el desarrollo de la historia.

El azar se trata de un encuentro no sostenido en ningún saber previo, implica incertidumbre. Así mismo, también podríamos nombrar del lado de la incertidumbre los diferentes procedimientos que se llevan a cabo con los pacientes, que aunque no sean puramente azarosos, ya que hay un saber previo allí ubicado, cierto grado de incertidumbre y suerte se juega allí.

La necesidad es forzosa, rigurosa, exacta e inexorable. Podríamos pensar que la enfermedad misma de la paciente, es un suceso ajeno a la voluntad humana, o sea que excede a la persona afectada: La enfermedad misma es la necesidad. El modo de entender el orden de necesidad, no es de manera abstracta, sino siempre situacionalmente. Necesidad es aquello que se rige por fuera de la intervención del sujeto en situación. La enfermedad que presenta la paciente es “Predisposición genética a aneurismas cerebrales”, la cual interpela al sujeto desafiándolo a posicionarse para hacer algo con eso. No depende solamente del sujeto, aunque él no es ajeno a esto, ni esto es ajeno a él.

Por otra parte, también podemos situar distintos indicadores del orden de la culpa. Inicialmente a partir de la expresión corporal, un elemento que podríamos señalar es el gesto en la cara de House al enterarse la noticia del suicidio. Podría tomarse como un gesto de sorpresa, de quiebre, o de incertidumbre a partir del siguiente sentido. Observamos que en los ojos hay un cambio cuando su atacante le comenta lo sucedido. House corre la mirada, no puede mantenerse mirándolo, permanece callado y pensante, parece afectado, aunque en ningún momento lo deja en claro. Así mismo, es pertinente aclarar que House en ningún momento expresa de manera verbal su culpa, no se plantea ni pregunta cuanta responsabilidad tiene por la muerte de la mujer o cuan involucrado está él en lo ocurrido.

Por otro lado, a lo largo del capítulo vemos que el atacante en distintos momentos intenta mostrarle a House otra realidad, otros punto de vista más allá del suyo, señalándole cosas que al parecer nadie se atreve a decirle, entre ellas que es un hipócrita, que no cree en las reglas, que cree que todo lo que él hace es correcto, sin permitir espacio para otras opciones que descarten la suya. Le reprocha que si hubiera mantenido la boca cerrada su mujer estaría viva, y él no le hubiera disparado, dañándolo. Éste le explica: “Es mi culpa que ella esté muerta. Lo sé. Pero ¿Por qué no puede admitir que también puede tener una pequeña parte también? Tal vez no solo los errores médicos arruinen las cosas”. Esto lo hace con parte de la responsabilidad, aunque no sea de manera directa culpable de ello.

House se muestra duro con él, contestándole de manera severa, sin mostrarse por momentos enterado de lo dicho; no se da por aludido argumentado que de ser responsable él, también debería haber responsabilizado a otras personas relacionadas indirectamente con la muerte de su esposa. Vemos que House le pregunta por qué no le disparó al que le vendió el arma o el portón de la cochera. Frente a la respuesta de su atacante, House le contesta de mal modo y con cierta agresión. Se muestra indiferente frente a lo que éste le plantea y parece rechazar aquellos aspectos de la realidad que considera desagradables. Es por ello, que se podría considerar que la figura de la culpa que aparece en House como respuesta a la interpelación de su atacante, es la negación.

Su atacante sin embargo sigue expresándole lo que piensa: le dice que simula combatir al sistema, ser un rebelde, que sustituye las reglas de la sociedad por las propias. Así mismo, le marca que está equivocado, mostrándole que las personas saben que cometerán errores y saben que sus acciones tendrán consecuencias, y que esas consecuencias son culpa suya. Lo trata de inhumano. Y parecería que dichas palabras a lo largo del capítulo, y del paso del tiempo en éste, dividen de alguna manera esa certeza total que House tiene en la vida, haciéndole tambalear el sentido en que éste encara las distintas decisiones. Se ve en el desarrollo del capítulo como por momentos duda de sus propios pensamientos y permite que la acción de otras personas influya en las suyas.

Por último, sería pertinente señalar que casi al final del capítulo podría observarse otra figura de la culpa, que se da a mostrar en una palabra expresada por House: “Lo siento”. Parecería que se abre como respuesta a la interpelación un sentimiento de culpa. Mientras su agresor sigue expresándole su parecer acerca de cómo House considera a la verdad, a las buenas intenciones, le pregunta si cree todavía que el propósito de su vida era auto sacrificarse y no obtener nada a cambio. Le dice que aún las vidas que salva no las toma en cuenta, que lo único decente en su vida lo modifica y contamina, quitándole todo sentido, que es miserable gratuitamente.

Luego de dichas palabras pronunciadas, House lo mira a los ojos y le dice: “Lo siento”. Parecería que House con sus ojos le pide perdón, se muestra interpelado por los elementos disonantes, y es esta interpelación la que lo hace retornar sobre sus hechos, produciéndose así una resignificación del tiempo uno. La interpelación subjetiva permite la apertura del circuito.

Podríamos pensar que la culpa como reverso de la responsabilidad se muestra aquí, o que House "necesitó" cierto tiempo desde que se entero lo sucedido con su paciente para pensarlo, "tramitarlo", o para caer en la cuenta de la dimensión que tiene la situación. La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se “debe responder”. Ésta parecería obligarlo a House a responder. Su atacante lo interpela subjetivamente con todo lo que le dice, y esa interpelación genera la culpa en House.

Como se ha señalado al principio del trabajo, el episodio completo se desarrolla como una alucinación de House. Y es en la alucinación misma en donde se muestra claramente la culpa de él. Es en ella que House repara diferentes cosas, por ejemplo, la situación del paciente con el que no logra dar con su diagnóstico para curarlo, repara la escenario con el hombre que le disparó, y también repara el problema que tiene hace mucho tiempo en su pierna, la cual muestra una mejoría notable.

Es decir, gran parte de las cosas que House alucina se podrían interpretar como manifestaciones de su culpa. Éste coloca y ubica en su alucinación diferentes sucesos y situación que lo acogen y perturban en la realidad cotidiana; y a través de la culpa tramita dichas circunstancias perturbadoras.

Entonces, la alucinación se presentaría como expresión de sus núcleos culpógenos, pero todo en ella aparece como reparatorio de esto y eso es señal de culpa.



NOTAS