Warning: Zend OPcache API is restricted by "restrict_api" configuration directive in /www/vereticaycine/htdocs/ecrire/inc/flock.php on line 416
Etica y Cine
Inciio > Series > House Temporada 4 > Temporada 4 - Episodio 12 > "Don’t Ever Change" / "No cambies nunca", "Nunca cambies"
"Don’t Ever Change" / "No cambies nunca", "Nunca cambies"

Temporada 4 - Episodio 12

Autor: Guardia Canales, Javier

Palabras clave: Negligencia - conducta temeraria - discriminación - abuso de autoridad - sujeto autónomo

Síntesis

Todo empieza con el casamiento de una pareja judía ortodoxa, entre Roz y Yonatan. Tras finalizar el ritual del matrimonio, todos los invitados al unísono gritan: “Mazel tov”, para dar inicio a la celebración. En un momento, se acerca la Sra. Silver para felicitar a la nueva esposa, quien, por su parte, le dio las gracias por haberle recomendado a Yonatan como esposo, sentenciando: “Fue una bendición”. Enseguida, unas chicas se acercan y se la llevan para seguir con la celebración. Luego de bailar, ambos esposos, por separado, se sientan en unas sillas, que son levantadas por los invitados y movidas al son de la música, mientras la pareja sostiene un pedazo de tela que los une. Sin embargo, en medio del festín, Roz comienza a sentirse mareada, entonces baja la mirada y observa que hay una mancha de sangre en el regazo que sobresale del vestido. Ve por última vez a su esposo y se desploma, cayendo al suelo. La celebración se detiene, los invitados tratan de auxiliarla y Yonatan, muy preocupado, se acerca a su esposa y le toca la frente, sin saber a ciencia cierta qué hacer.

En el hospital, esperando el ascensor, se encuentran el Dr. House y el Dr. Wilson. El primero da inicio a la conversación, abordando el tema de la relación sentimental que mantiene el segundo con la Dra. Amber. Así mismo, el Dr. House da muestras de no aceptar la relación, refiriéndose a su pareja como: “Una zorra pisa cabezas”, además, alega que se trata de una persona necesitada. Por su parte, el Dr. Wilson se muestra indiferente ante los ataques y negativas, y por último añade que le tiene esperanzas a su actual relación, siendo esto algo que no puede percibir su compañero porque esta relación no es medible ni cuantificable, técnicas de las cuales este no puede desprenderse.

Luego de la conversación mantenida con el Dr. Wilson, el Dr. House se dirige a una sala, en donde están los demás médicos, e inmediatamente es atajado por la Dra. Hadley, quien le acerca la historia clínica de Roz, en el mismo instante que le describe el caso, diciendo que se trata de una mujer de 38 años con pérdida de control de la vejiga, con sangre en la orina y una pierna rota. El Dr. House, interesado por ahondar en la relación sentimental del Dr. Wilson, resuelve apuradamente el caso y decide que se le suministre una ampicilina para la infección urinaria y una férula para la pierna fracturada, y enseguida empieza a preguntar a sus colegas sobre dicha relación. Casi al momento, la Dra. Hadley interrumpe y le informa que los estudios realizados sobre la paciente descartan la idea de una infección. Frente a esto, baraja otra opción y sostiene que se trata de un cáncer de riñón, lo cual es rebatido por la misma doctora, apoyándose en los resultados del estudio. Los demás doctores también realizan hipótesis como aquella que supone la presencia en el organismo de una toxina como el ácido carbólico. En esta línea, el Dr. House supone que dicha toxina está presente debido a la ingesta de veneno por parte de Roz, al intentar suicidarse, motivada por sentirse obligada a casarse a los 38 años, muy por fuera de la edad promedio, con alguien a quien nadie quería. La Dra. Hadley, en desacuerdo con lo dicho, refiere que se podría tratar de una endometriosis. El Dr. House está de acuerdo con el diagnóstico y pide que se inicien los estudios pertinentes.

1° Diagnóstico: Endometriosis

En la casa de la paciente, el Dr. Taub y el Dr. Foreman se encuentran revisando las pertenencias para dar con alguna pista relacionada con el ácido carbólico. Mientras tanto discuten sobre las formas que mantiene el judaísmo jasídico para iniciar una relación que se encamina al matrimonio, tomando en cuenta que Roz, como integrante de este movimiento religioso, tan solo vio tres veces a Yonatan antes de casarse.

Dr. Taub: Esta gente está loca.

Dr. Foreman: Sí, debería odiarse a sí misma.

Dr. Taub: No me odio a mí mismo, odio a los religiosos que están fuera de contacto con la realidad. Sólo te casas con alguien que viste tres veces si cargas con algún errorcito.

En ese momento, descubren que la paciente es productora de discos de rock, lo cual inmediatamente lo asocian con el consumo de drogas. En el hospital, la paciente es interrogada al respecto, a lo que ella responde que se convirtió a la religión hace seis meses y que antes de eso había consumido heroína, pero que hasta ahora se ha mantenido limpia de sustancias. Seguidamente, manifiesta que su esposo lo sabe y que no le ha pedido detalles, porque para él lo importante es lo que ella es ahora y no lo que fue entonces.

En la casa de la Dra. Amber, el Dr. House la está esperando para interpelarla por la relación sentimental que mantiene y así cotejar su suposición que consiste en que ella únicamente está utilizando a su compañero para vengarse de él. Así mismo, cuando ella llega, es interpelada, aunque, la doctora no le confirma su suposición, intrigándolo aún más.

De vuelta al hospital, el Dr. House sale del ascensor e inmediatamente es interceptado por el Dr. Taub y el Dr. Kutner, quienes le informan que los estudios realizados descartan el consumo de drogas y la endometriosis. Entonces, el Dr. House ensaya la posibilidad de que se trate de una porfíria, cuyo síntoma, entre varios, es la alteración mental. Destaca este síntoma, porque lo ve reflejado en el cambio radical de estilo de vida optado por Roz, pasando de ser productora de discos de rock y consumidora de heroína a ser religiosa en la línea del judaísmo ortodoxo; con lo cual además busca demostrar que la gente no puede cambiar. El Dr. Kutner no está de acuerdo y trae a colación el ejemplo de su compañero, el Dr. Taub.

Dr. House: La gente no cambia. Quieren hacerlo. Lo necesitan.

Dr. Kutner: Taub renunció a una carrera de cirujano plástico de seis cifras por este trabajo ¿eso significa porfíria?

Dr. House: Cambió de trabajo para salvar su matrimonio. Lo hizo para evitar un cambio.

Dr. Taub: Tiene razón. Uno no elige volverse loco de repente sin estar loco de repente.

2° Diagnóstico: Porfíria

Una vez que se comunica a la paciente y al esposo el análisis que se va a realizar, este último pregunta el porqué de la medida adoptada, y recibe como explicación lo que piensa el Dr. House sobre la conversión religiosa de Roz. Ante esto, el esposo decide cambiar de médico, dado que le ofende su punto de vista. El Dr. House, cometiendo abuso de autoridad, hace caso omiso al reclamo y se mantiene como médico tratante, e, incluso, llega a caricaturizar la religión judía enfrente del esposo.

Más adelante, la paciente es presa de un problema pulmonar, lo cual descarta la hipótesis de una posible porfíria. El Dr. House, empeñado en seguir considerando el síntoma de la alteración mental, se decide por los diagnósticos de Lupus y, en menor medida, por el de Wegener. Esto debido a que el primero implica la alteración mental, en cambio, el segundo no. Así mismo, la importancia que se da al diagnóstico de Lupus entra en cuestionamiento por el Dr. Taub, más que nada, por las implicaciones que acarrea.

Dr. House: Si es Lupus hay un problema cardiaco que todavía no encontramos. Háganle una prueba de resistencia. Si le falla el corazón, tengo razón.

Dr. Taub: O podríamos esperar, ver si…

Dr. House: Tienen miedo de que le falle el corazón.

Dr. Taub: Por supuesto que tenemos miedo…

Dr. House: No hay razón para tener miedo… a menos que pienses que tengo razón.

Dr. Taub: Es Wegener… pero llevemos el desfibrilador por las dudas.

3° y 4° Diagnóstico: Lupus y Wegener

En el momento que el Dr. Taub se pone a examinar el ritmo cardiaco de Roz, Yonatan manifiesta su preocupación por pensar que su esposa puede volver a ser la de antes, como efecto del tratamiento al que ella está siendo sometida y, en consonancia, con lo que el Dr. House piensa sobre la conversión repentina. Luego, esta conversación va a derivar en la idea que cada uno mantiene sobre las relaciones de pareja.

Yonatan: ¿Cuánto hace que está casado?

Dr. Taub: 12 años.

Yonatan: ¿Y ella es “esa persona”?

Dr. Taub: No seguiríamos juntos si no lo fuera. La quiero ahora tanto como cuando…

Yonatan: Debería amarla más. Mientras más se conoce a una persona, más debería quererla.

Al terminar de examinar el ritmo cardiaco, no se encuentra ninguna falla, descartando los eventuales diagnósticos de Lupus y Wegener. A pesar de esto, el Dr. House mantiene su posición teórica y pide que se realice una resonancia funcional para detectar signos de accidente isquémico en el cerebro. Luego se descubre que el pedido que había realizado tenía como objetivo determinar si la paciente se había vuelto masoquista por los continuos análisis que incluyen la inyección intravenosa. Esto no es del agrado de sus colegas, pero, a pesar de esto, siguen sus instrucciones. Por indicación del Dr. House, el Dr. Foreman se aproxima a la paciente y le toca el conducto que se conecta a la vena, activándose, de esta manera, el sistema límbico como se registra en la computadora. La Dra. Hadley se acerca y, para sorpresa de todos, se entera de que la activación de dicho sistema fue producto de los rezos de la paciente. Cuando Roz se incorpora, su presión sanguínea y ritmo cardiaco decaen, aunque, en el momento que la recuestan, vuelve a estabilizarse. Esto llama la atención del Dr. House, quien pide que la levanten y luego la suelten, una y otra vez, actuando con negligencia.

En la sala de reuniones, los doctores discuten el caso y el Dr. Taub no se muestra convencido con que Roz presente una alteración mental.

Dra. Hadley: … ¿Ya no piensas que está loca?

Dr. Taub: Puedo ver por qué se sintió atraída a esa vida.

Dr. House: Tomaste un juguito con sabor a manishevitz.

Dr. Taub: No digo que esté de acuerdo. Sólo digo…

Dr. House: Que hay una base racional para lo irracional.

Dr. Taub: Ellos tienen algo que nosotros no.

Luego, el Dr. House, mostrándose inflexible en relación a su posición teórica, considera lo planteado por el Dr. Kutner, puesto que el diagnóstico de una arritmia, como él lo plantea, no descarta la presencia de una alteración mental.

5° Diagnóstico: Arritmia

En la sala de intervención, mientras se realiza el estudio electrofisiológico, El Dr. Taub admite que como judío no se va a reformar ni un poco, pero que ya no ve a los miembros del judaísmo jasídico como locos. En eso, la paciente, bajo el influjo del sedante, dice algo que conmiciona al Dr. Taub.

Roz: Las palabras son permanentes. Algún día dirás algo por lo que te querrás retractar.

En cuanto al estudio, no llegan a encontrar ningún indicio que respalde una arritmia, por lo que deciden preparar un test de sudoración termorregulador para buscar algún daño en el sistema nervioso. Antes de terminar, Roz, bajo el efecto del sedante, pronuncia algunas palabras y oraciones, un tanto ininteligibles, que le generan curiosidad al Dr. Kutner, entonces este busca interrogarla con el propósito de sacarle más información, pero el Dr. Taub lo detiene, ya que la paciente no se encuentra en condiciones de brindar información, respetando, así mismo, sus derechos como sujeto autónomo.

Cuando los médicos están a punto de realizar el test de sudoración termorregulador, Yonatan, que los acompaña, se muestra en desacuerdo con ver a Roz desnuda antes de celebrar el matrimonio, argumentando que sus tradiciones no son rituales ciegos sino que tienen sentido y que, así mismo, respeta a su esposa. Este discurso capta toda la atención del Dr. Taub. En ese momento, Roz padece una convulsión, como producto de una hipotermia, a pesar de que el lugar mantiene una temperatura elevada. El caso se vuelve a discutir en la sala de reuniones y se sospecha que la causa puede estar en la ausencia de una hormona como el cortisol, lo cual se relaciona con la enfermedad de Addison.

6° Diagnóstico: Enfermedad de Addison

La Dra. Hadley visita a Roz, quien le agradece por el suministro de cortisol, que ha logrado que se sienta mejor. En medio de esto, la paciente voltea a ver a su esposo y se dirige a él con mucho cariño y le hace unas cuantas bromas. Sin embargo, esta situación no dura mucho tiempo, ya que la doctora detecta que la paciente tiene el vientre hinchado, y cuando esta trata de incorporarse, le surge un colapso. Inmediatamente, la Dra. Hadley le sustrae sangre con una jeringa, percatándose de que tiene hemorragias internas. En ese momento, Yonatan observa que Roz está rezando el Shema, porque cree que la muerte está cerca.

A través de una resonancia, se verifica que hay una hemorragia interna, aunque no se distingue la fuente. El Dr. Chase le dice a Roz que la única salida es hacer una cirugía para hallar la fuente. No obstante, esta intervención no garantiza la cura. Roz se opone parcialmente a la cirugía, alegando que quiere, en primer lugar, compartir un Shabatt con
Yonatan, para después, en el atardecer, someterse a la cirugía.

Yonatan: Roz, por favor. La Torah nos ordena que preservemos la vida.

Roz: Esperé 38 años para encontrar lo que quería. Puedo esperar otras ocho horas. Le dejaré el resto a Dios ¿de acuerdo?

En la sala de reuniones, los doctores se muestran preocupados y polemizan sobre la decisión tomada por Roz.

Dr. Taub: No es suicida. Hizo un compromiso de una nueva vida junto a su esposo y quiere una experiencia significativa de esa vida.

Dr. Foreman: Acaba de conocer al tipo.

Dr. Kutner: Taub acaba de conocerla y está tan enamorado que está dispuesto a dejar que muera y regresarla a su planeta natal para enterrarla en el mar de lava de Tormiad.

El Dr. House, motivado por la situación crítica de la paciente, idea un plan engañoso, en complicidad con los médicos y con Yonatan, para apurar la celebración del Shabatt, haciendo creer a Roz que es de noche, siendo realmente de día.

A esperas de la consumación del Shabatt, el Dr. House se encuentra en una sala analizando el problema de Roz, y, de pronto, aparece la Dra. Amber, quien acude a su llamado para hablar de la relación que mantiene con el Dr. Wilson.

Dra. Amber: ¿Por qué debes creer que tengo motivos ocultos?

Dr. House: Por la misma razón que creo que las putas de crack tienen sexo a cambio de crack.

Dra. Amber: Toda mi vida creí que debía elegir entre el amor y el respeto. Y elegí el respeto. Y con Wilson sé lo que se siente sentir los dos…

Posteriormente, los médicos vuelven a discutir el caso y terminan polemizando sobre la posición que mantiene la paciente frente a su enfermedad.

Dr. House: ¡Bien! Se volvió loca y explicó cómo los rituales son más importantes que la vida… y tú decides que es una hermosa forma de vida.

Dr. Taub: Lo sé. Está equivocada… pero si no hay otra cosa…

Dr. House: Entonces el único significado está aquí.

Dr. Taub: Pero si cree que Dios está esperándola. Si vive su vida creyendo que Dios está ahí…

Dr. House: Entonces se muere… las cosas no están donde queremos sólo porque lo queramos… Creo que tampoco significa que estén donde deben estar.

En ese momento, el Dr. House sale para interceptar a Roz, quien estaba siendo llevada en una camilla. Cuando la ve, de manera prepotente y discriminativa, detiene la camilla.

Dr. House: ¡Oigan! ¡Detengan a esa judía! Chase odia trabajar en Chabbos. Voy a facilitárselo. Ponla de pie.

De esta manera, ponen de pie a la paciente, y cuando empieza a colapsar, el Dr. House aprieta con fuerza un lado del abdomen, logrando que Roz se estabilice. Este hecho confirma su diagnóstico. Se trata de una nefroptosis, que también es conocido como “riñón flotante”, el cual consiste en el desprendimiento del riñón, al estar mal sostenido, provocando todos los síntomas demostrados hasta ahora.

Diagnóstico final: Nefroptosis

Por último, el Dr. House, afuera del hospital, mantiene una conversación con el Dr. Wilson para decirle, de manera racional, que ha hecho una buena elección al haber elegido a la Dra. Amber como pareja.

Desarrollo Conceptual

Para el análisis voy a tomar en cuenta al Dr. Taub. Este personaje aparece en la cuarta temporada y forma parte del equipo del Dr. House. Antes de pertenecer a este equipo, trabajaba en cirugía estética, teniendo mucho éxito, hasta que se involucró sentimentalmente con la hija de un compañero de trabajo, siéndole infiel a su esposa. Los compañeros de aquel entonces, le obligaron a firmar una cláusula de incompetencia, con lo cual se le impedía ejercer su especialidad. Actualmente, cuando le preguntan por el motivo del cambio laboral, él responde: “Yo amo a mi esposa”. A pesar de todo ello, ha mostrado indicadores de un futuro adulterio. Por otra parte, se muestra como alguien combativo y dispuesto a desafiar la autoridad del Dr. House, además se revela como un judío no practicante. [1]

Una vez que Roz es internada, su caso se discute en la sala de reuniones, estando presente el Dr. Taub. En medio de este intercambio de ideas, el Dr. House hace alusión a la religión de la paciente, cuyas costumbres las percibe como absurdas y apremiantes, para explicar el supuesto intento suicida de la misma. Sobre esto, El Dr. Taub interviene diciendo que el suicidio es un pecado, e inmediatamente, el Dr. House le responde para rebatirlo.

Dr. House: El corolario de “la gente miente” es que la “gente peca”, y en mi mundo, los judíos son gente.

Luego de esta argumentación, el Dr. Taub no vuelve a pronunciarse. Esto debido a que lo manifestado por el Dr. House lo alcanza en su condición de judío no practicante y sin intenciones de reformarse, resignificando, así mismo, sus anteriores actos de infidelidad y mentira para con su esposa, que lo llevan a experimentar una culpa en el terreno de lo moral.

Más adelante, cuando hacen la pesquisa correspondiente en la casa de Roz para encontrar rastros de ácido carbólico, en medio de una charla, el Dr. Taub se muestra en desacuerdo con el judaísmo jasídico, más que nada, en relación a sus formas para contraer matrimonio.

Dr. Taub: …Odio a los religiosos que están fuera de contacto con la realidad. Sólo te casas con alguien que viste tres veces si cargas con algún errorcito… ¿Te gusta cómo arreglan sus matrimonios?

Dr. Foreman: El romance es sólo un juego previo emocional… ¿Por qué no ir con alguien que fue preseleccionado si comparte los mismos valores? Directo al grano.

Dr. Taub: Los valores pueden darte una perspectiva global pero el tiempo juntos te da la perspectiva que necesitas… ¿Hace ruido al masticar? ¿Te dejará en paz durante las finales de la liga universitaria?

Dr. Foreman: Te comprometes a algo más profundo y dejas que las pequeñas sorpresas aparezcan.

Dr. Taub: Las sorpresas matan. Por eso sólo me comprometo cuando ya no quedan sorpresas.

Con el transcurso de la escena, la posición del Dr. Taub se afirma aún más, al descubrir que Roz está relacionada a la música rock y al sexo desinhibido, de lo cual se desprende la suposición del consumo de drogas. Todo ello, en contraposición a los preceptos de la religión a la cual ella pertenece. Así mismo, confirma la atribución que le hace a Roz de cargar con un “errorcito”.

Gracias a estos descubrimientos, el Dr. Taub ratifica su descontento sobre la relación matrimonial entre Roz y Yonatan, bajo el influjo del judaísmo jasídico, atribuyéndole a dicha relación una cualidad perniciosa, en virtud de que aparezcan distintas sorpresas que potencialmente puedan matar, puesto que se conocen muy poco. En este sentido, el Dr. Taub, rechaza cualidades propias, como cuando le fue infiel a su esposa, proyectándolas en Roz, siéndole, de esta manera, posible reprobarlas en cuanto el objeto las contiene; sin embargo, con ella también se identifica, por lo que las descalificaciones propaladas apuntan hacia sí mismo en un sentido masoquista, tal vez, con el propósito de expiar su culpa. [2] Hasta este momento, no se responsabiliza de manera subjetiva por los actos cometidos en el pasado.

Posteriormente, cuando el Dr. Kutner busca sustentar, frente al Dr. House, que la gente puede cambiar, toma como ejemplo lo ocurrido con el Dr. Taub.

Dr. House: La gente no cambia. Quieren hacerlo. Lo necesitan.

Dr. kutner: Taub renunció a una carrera de cirujano plástico de seis cifras por este trabajo ¿eso significa porfíria?

Dr. House: Cambió de trabajo para salvar su matrimonio. Lo hizo para evitar un cambio.

Dr. Taub: Tiene razón. Uno no elige volverse loco de repente sin estar loco de repente.

En esta discusión, el Dr. Taub se encuentra interpelado, dado que se trata de una situación privada que lo convoca, aunque continua enajenándose de su propia responsabilidad subjetiva, en el momento que se somete al Otro, bajo la forma del Dr. House. Así mismo, se adjudica una condición mental inestable en aquel entonces, con el propósito de quitarse de encima toda responsabilidad en el plano de lo moral. Es así que se desprende de toda responsabilidad, pero no así de la culpa. [3]

Al cabo de un tiempo, la paciente es presa de un problema pulmonar. Esto obliga a que los doctores se reúnan para analizar el caso. El Dr. House, empeñado en resaltar el síntoma de la alteración mental, se decide por los diagnósticos de Lupus y, en menor medida, por el de Wegener, dado que este no supone una alteración mental. Así mismo, el Dr. House refiere que para detectar Lupus se tiene que producir una falla cardiaca, sobre lo cual, el Dr. Taub no está de acuerdo, cuestionando su conducta temeraria para con la paciente; aunque, después, al sentirse inseguro sobre su competencia y queriendo no afrontar la responsabilidad que supone su oposición, termina haciéndole caso el Dr. House.

Dr. House: Si es Lupus hay un problema cardiaco que todavía no encontramos. Háganle una prueba de resistencia. Si le falla el corazón, tengo razón.

Dr. Taub: O podríamos esperar, ver si…

Dr. House: Tienen miedo de que le falle el corazón.

Dr. Taub: Por supuesto que tenemos miedo…

Dr. House: No hay razón para tener miedo… a menos que pienses que tengo razón.

Dr. Taub: Es Wegener… pero llevemos el desfibrilador por las dudas.

La alienación al Otro invade otras áreas, ya no sólo lo atinente a su matrimonio, sino también el área profesional, por lo que se somete a la decisión del Dr. House, desestimando su propia convicción. De esta manera, recrudece su pobreza subjetiva, sacrificando la afirmación de su deseo. Un deseo inconciente que, más allá de ser aceptado o descalificado por la moral de la época, al ser reconocido provoca un efecto- sujeto. [4]

Con el transcurrir del capítulo, gracias a los distintos eventos, como el ser cuestionado por su relación de pareja, la demostración de cariño de parte de Yonatan hacia Roz y la convicción religiosa de ambos, sobre la base de su condición de judío no practicante, el Dr. Taub se encuentra inserto en un conflicto. Por una parte, ampara la conversión religiosa de Roz al judaísmo jasídico, y, por otra parte, reniega ante la idea de reformarse como judío. Este conflicto se hace manifiesto en la charla que mantiene con el Dr. Kutner, mientras le realizan un estudio a Roz.

Dr. Taub: No me voy a convertir en jasídico. Ni siquiera me voy a reformar un poco.

Dr. Kutner: No puedes tener los ojos abiertos a algo y no hacer algo al respecto.

Dr. Taub: No me han abierto los ojos. Sólo que ya no los veo como locos.

Dr. Kutner: Entonces tienen algo que ofrecer.

Dr. Taub: Ella (Roz) es la prueba viviente de que la gente sana puede hacer cambios radicales. Pero House piensa que puede intimidar…

En ese momento, Roz, a pesar de estar bajo el influjo del sedante, toma la palabra y se dirige al Dr. Taub.

Roz: Las palabras son permanentes. Algún día dirás algo por lo que te querrás retractar.

Esta argumentación roza con la realidad del Dr. Taub. Lo alcanza y lo insta a la interpelación. Lo confronta con aquel saber no sabido en tanto cree no saberlo, el saber inconciente. Entonces, la postura hasta ese momento provista de sentido, se vuelve insostenible; es así, que emerge una culpa que lo obliga a resignificar situaciones pasadas, para, posteriormente, cerrar el circuito de la responsabilidad.

Tomando en cuenta, que la responsabilidad subjetiva se funda en la tensión entre la necesidad y el azar. Se puede decir que en el plano del azar se ubica la religión de Roz (judaísmo jasídico), el matrimonio con Yonatan y el hecho de estar internada en el mismo lugar donde trabaja el Dr. Taub. Mientras que en el plano de la necesidad, está la enfermedad que padece Roz, sin una causalidad determinada, por lo que es sometida a distintas intervenciones, coqueteando con la idea de la inminente muerte.

En relación al circuito de la responsabilidad, se cumple el segundo momento cuando el Dr. Taub, encontrándose experimentando el conflicto entre reformarse o seguir renegando por su religión, escucha y se conmociona por lo que dice Roz. Esto lo lleva a resignificar el primer tiempo, en el cual descalificaba la manera que tuvo Roz de contraer matrimonio, cuyo transfondo era la falta en la que había incurrido con respecto a su esposa (infidelidad) y, por ende, a su religión. Finalmente, cierra el circuito, alcanzando el tercer tiempo, en el cual se afirma su defensa en favor de la posición de Roz frente a la celebración del Shabbat, a pesar de no obtener la aprobación de sus colegas.

Hasta el final del capítulo, no se explicita que el Dr. Taub se responsabilice por la infidelidad cometida en aquel entonces, pero sí se puede inferir que mantiene contacto con su deseo inconciente, en la medida que reconoce y da lugar a la posición tomada por Roz con respecto a la decisión de postergar una intervención quirúrgica de urgencia, para celebrar el Shabatt con su esposo. Esto se logra, puesto que el Dr. Taub se identifica con Roz, al considerarla como alguien sano que puede hacer cambios radicales. Considerando la relación por oposición, ese alguien sano se puede transmudar en ese alguien enfermo, que a pesar de su enfermedad, de contener un deseo inconciente, puede hacer cambios radicales. [5]

Es así que frente a la decisión tomada por Roz, de postergar la intervención quirúrgica, el Dr. Taub, a pesar de no estar de acuerdo, comprende su situación y la reconoce.

Dr. Taub: No es suicida. Hizo un compromiso de una nueva vida junto a su esposo y quiere una experiencia significativa de esa vida.

El Dr. Taub mantendrá esta postura hasta el final del capítulo, de lo cual se puede avizorar un cambio en su manera de pensar el judaísmo jasídico y, colateralmente, su propia religión.



NOTAS

[2Freud, S. (1913) La predisposición a la neurosis obsesiva. Contribución al problema de la elección de neurosis. Obras Completas. Vol. XII, Amorrortu, Buenos Aires, 1979.

[3Mosca, J. C. (1998) Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

[4D’Amore, O (2006) Responsabilidad y culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, Buenos Aires.

[5Freud, S. (1916) Conferencias de Introducción al psicoanálisis. Obras Completas. Vol. XV, Amorrortu, Buenos Aires, 1979.