Inicio > Congresos Online > Congreso Online 2017 > Abzurdah > Ser Abzurdah. Consideraciones sobre la anorexia-bulimia en psicoanálisis

Ser Abzurdah. Consideraciones sobre la anorexia-bulimia en psicoanálisis

por Nosetti, Catalina

Hospital J. T. Borda

Resumen

En el presente trabajo se realizará una articulación entre el contenido de la película Abzurdah (2015) - basada en una novela autobiográfica-, y el concepto de anorexia-bulimia para el psicoanálisis. El trabajo se propone no quedar atrapados en lo imaginario del amor para ir más allá del mismo en un acercamiento a lo real del sujeto.
Se toma el concepto de anorexia-bulimia entendiendo ambas como posiciones subjetivas que sostienen fundamentalmente un vacío, condición para el deseo. De este modo, el desarrollo del mismo se aborda la relación del sujeto al deseo del Otro y la respuesta de la anoréxica como un modo posible de posicionamiento frente a la falta. Esto se relaciona con el despertar sexual en la adolescencia y la dificultad del sujeto para operar una separación y posicionarse frente al Otro deseante. Luego se trabaja la anorexia-bulimia en relación a lo femenino. Desarrollando conceptos como la mascarada fálica que no funciona en el cuerpo de la anoréxica, el estrago y el goce mortífero.
Se concluye planteando a las posibilidades que un psicoanálisis podría habilitar considerando el caso planteado por la protagonista de la historia.

Palabras Clave: anorexia | bulimia | sujeto | deseo

Desarrollo

En el presente trabajo se desarrolla una articulación de la teoría del psicoanálisis con la película “Abzurdah” [1] y el libro, en el que dicho film se basa. Para ello comenzaré por recortar aquellos puntos del testimonio que resultan interesantes en la orientación hacia lo singular en juego. Para luego desarrollar los conceptos pertinentes acerca de las patología anorexia -bulimia y el modo de tratamiento posible.

Dado que la protagonista de la historia escribió su propio libro, podemos tomar con valor de testimonio sus palabras. Al respecto la película reproduce fielmente el discurso del texto. “Abzurdah” narra la historia de Cielo Latini, una adolescente que a los 14 años conoce a un chico por internet del que se “enamora perdidamente”. El hombre tiene 10 años más que ella, y con él comienzan una vertiginosa relación. A raíz de los vericuetos de la misma es que la protagonista comienza a mostrar, frente al fracaso del encuentro amoroso, ciertos trastornos de la alimentación: tales como dejar de comer y luego vomitar, iniciando una vía que la conduce, de a poco, a lo mortífero sin salida. En Wikipedia el abstract refiere: “Sumergida en un ambiente superficial, sin amigas y en un mundo adulto que poco comprende del universo adolescente, la relación se vuelve una obsesión para Cielo, una narradora locuaz, incisiva y vertiginosa, que nos conduce por una historia de amor no correspondido donde la opción de dejar de comer se vuelve la ilusión de una vida perfecta” [2].

Sin embargo, propongo no quedarse con el relato imaginario de lo que acontece sino extraer del discurso los datos que hacen ir más allá y permiten pensar que no se trata simplemente del fracaso de una relación amorosa, como refiere el slogan - “el amor duele”- , sino de algo mucho más complejo. Que a lo largo del trabajo se irá desarrollando, siempre priorizando el discurso de Cielo, la sujeto en cuestión.

Acerca del ser

La protagonista sobre el inicio del film se presenta y nos cuenta que si bien es la primera de tres hermanos, fue criada como hija única. Agrega que proviene de una familia de clase media-alta. Subrayo en esta presentación cómo se define en su ser… “No soy normal”, y agrega que sus padres se pasaron toda su infancia diciendo: “Es una chica especial”. En su novela “Abzurdah – La perturbadora historia de una adolescente”, Cielo relata: “Normal no es una palabra que pegue mucho conmigo”. “Interferencia eso me decía mi cerebro cuando yo intentaba ser normal”. Aparece en esta adolescente cierta dificultad para definirse de algún modo. En la definición por el ser, se afirma por la negativa: “No soy normal”. En este sentido se diferencia del ser especial en el que sus padres, según refiere, desde chica le signaron.

A lo largo de las páginas de la novela, se detallan las dificultades que Cielo tiene para socializar con sus pares, obteniendo en siete años, tres cambios de colegio. Se muestra como una niña muy inteligente, exigida en sus diferentes tareas tales como bailar, tocar el piano y estudiar inglés. En su infancia ubica cierto exceso en su peso corporal que llevó a sus padres a una constante preocupación y a insistir, en reiteradas oportunidades, a concurrir a médicos nutricionistas. Intentos que subraya como infructuosos y tediosos para ella.

A partir del relato hecho por la adolescente, tomaré dos vías de análisis posibles, a saber: Su relación al Otro- del pasaje de la niña del Otro materno- a la sexualidad adulta -en relación al partenaire del Otro sexo. Interesa pensar qué le pasa al sujeto en este encuentro, ya que se trataría de la posibilidad de la anorexia, en este caso, como un modo de tratamiento de la angustia frente a la pregunta por el ser. Por otro lado, cómo pensar la incidencia de lo pulsional en estas patología y puntualmente en esta adolescente.

A lo largo de la lectura del libro constatamos que, frente a la pregunta por el ¿che voi? que el sujeto le dirige al Otro, aparece la angustia como respuesta. Pero luego como tratamiento a la misma, va cobrando peso el significante: “Anoréxica”, como respuesta con un Ser. En la película se muestra cómo Cielo encarna este significante encontrando de este modo un ser que, además, le permite hacer lazo ya que creó: un blog pro-anorexia, donde era leída por miles de chicas adolescentes.

Es decir, que la hipótesis que se plantea es que frente al deseo del Otro, todo lo que se habilita alrededor de la anorexia se presenta como un posible modo de tratamiento. En tanto respuesta para tapar la emergencia de angustia.

Con el segundo despertar sexual y el encuentro carnal con el partenaire del Otro sexo esta angustia emerge con mayor fuerza. Así es como se presentifica la pregunta por el qué soy y el lugar del sujeto para el otro: Hay una escena paradigmática donde Alejo, en el primer encuentro que tienen le pregunta “-¿Querés ser mi novia? – Sí (sonríe ella) y “¿ser mi mujer?” “- ¿Cuál es la diferencia?, responde Cielo.

Freud plantea en el Manuscrito G: “La famosa anorexia nerviosa de las niñas jóvenes me parece una melancolía en presencia de una sexualidad no desarrollada… pérdida de apetito en lo sexual, pérdida de libido” (Freud S., 1895. Pág. 240). De este modo resulta interesante resaltar que no acentúa tanto la oralidad en sí misma sino la melancolía ante la sexualidad incipiente, en este punto, lo perturbador es el despertar sexual.

Es habitual que frente al despertar sexual, de la adolescencia, relacionado a las transformaciones corporales y a la emergencia de lo real de la pulsión sexual, aparezca como respuesta la anorexia-bulimia.

Cómo pensar la anorexia-bulimia desde la teoría psicoanalítica

Desde el psicoanálisis en la anorexia-bulimia se trata de patologías que pueden habitar cualquier estructura: neurosis, psicosis, perversión. En este sentido se va más allá de considerarlas un trastorno de la alimentación, sino más bien pensarlas como respuestas a posiciones subjetivas. Un punto de partida interesante es la díada que propone Recalcati al plantear: “anorexia –bulimia es una consecuencia, una pasión por el vacío en el sentido que, aunque orientando al sujeto en direcciones opuestas (la elección anoréxica es el rechazo del objeto comida, la bulímica es el impulso a su consumo ilimitado), apunta igualmente a alcanzar y conservar el vacío” (Recalcati M., 1997. Pág. 38). Este planteo tiene su fundamento en los dichos de Lacan cuando menciona la anorexia mental, como la posibilidad del sujeto de instaurar un vacío frente al Otro. De este modo lo interesante es subrayar que no se trata de que el sujeto no coma sino que come nada. Al rechazar el alimento proveniente del Otro primordial, el niño posibilita no quedar satisfecho en la necesidad, agujereando al Otro de la demanda, y posibilitando allí un lugar para el deseo. Lacan lo expresa en su escrito la Dirección de la cura cuando dice: “...el ser del lenguaje es el no ser de los objetos...” y agrega “...si el Otro, que tiene a su vez ideas sobre sus necesidades, se entromete, y en el lugar de lo que no tiene, lo atiborra con la papilla asfixiante de lo que tiene, es decir, confunde sus cuidados con el don de amor. Es el niño al que alimentan con más amor el que rechaza el alimento y juega con su rechazo como un deseo (anorexia mental)...” (Lacan J., 1958. Pág. 608).

La anoréxica apunta al deseo del Otro. Hay una escena de la película en donde la madre de Cielo revisa sus cosas y encuentra su diario, enterándose de la relación de su hija con Alejo. Luego increpa a la hija pidiendo explicaciones: Cielo le dice “estás revisando mis cosas, es una falta de respeto”, y la madre le contesta: “no confundas respeto con crianza”.

Podríamos pensar que el Otro materno de la anorexia, responde con la papilla asfixiante, trata al deseo como si fuese necesidad de una cosa. Ante esto el sujeto anoréxico intenta mantener el espacio del deseo frente a un Otro invasor. Considerando las operaciones de constitución subjetiva que se plantean en el Seminario XI (Lacan J., 1964), la anoréxica en su rechazo produce una separación con aquel Otro. En esa separación cava un surco más allá de la demanda, habilitando la falta en el Otro con la consecuente asunción de un sujeto deseante.

Ahora bien, a lo que a Cielo respecta, parece que se trata de hacerle falta al Otro. O al menos así es como ella empieza con los síntomas. Ubica que la primera vez que dejó de comer fue a los 13 años, relata que viajaron con su prima a vacacionar a Punta del Este y que de regalo, para una de las fiestas, la madre regaló a su prima lo mismo que a ella, un pijama. Allí ella ubica no poder soportar estar a la misma altura que su prima, para su madre. Además, del lado de esta vía de análisis está la comparación de la madre con la niña hija de la mejor amiga de la mamá. Al respecto Cielo se pregunta por qué siempre la enviaban a realizar las mismas actividades que esta muchacha. Entonces podemos pensar que frente a la pregunta de qué lugar ocupa para el Otro materno, Cielo ayuna y goza de esta posición. Lo que cobra el estatuto de Acting Out, en tanto llamado al Otro. Tal como lo define en el Seminario X: “El acting out es esencialmente algo en la conducta del sujeto que se muestra. El acento demostrativo de todo acting out su orientación hacia el Otro debe ser destacado”. (Lacan J., 1962. Pág. 136)

Cielo da pistas de cuáles son las coordenadas de las escenas que la dejan afuera: “Me asustan dos cosas más que nada en este mundo: son el abandono y el rechazo”. “Toda mi vida me sentí reemplazada y lo cierto es que no sé luchar cuando me están reemplazando”.

Según Freud la amenaza en juego para la niña tiene que ver con la pérdida de amor. Entonces sobre el padre, y para quienes entren en serie recaerá una demanda fálica. La pérdida de amor o la desestimación de la demanda implican sumergirse en la angustia. Esto puede crear cierta dependencia que la lleve a aceptar cualquier tipo de exigencias por parte de ese Otro. Pareciera que en este caso , en un principio de esto se trata. Según Silvia Ons: “ la dimensión de amor no opera en la anorexia y, ante la emergencia de goce a falta de responder como objeto causa del deseo del Otro, ella hará aflorar la negatividad del deseo. Deseo puro, deseo de nada, deseo de muerte. “ (Ons S., 2004. Pág. 76).

Al respecto se dibuja algo estragante en la relación de Cielo con su partenaire sexual. Estragante en el sentido del aplastamiento del deseo. Ella queda en el lugar de objeto para él sin saber muy bien cómo responder a la pregunta : Qué me quiere.

Según Luis Salamone : “Dimensión estragante adquiere consistencia en la medida en que en la relación con el partenaire masculino el goce esta desanudado al amor. Este anudamiento es fundamental para que la mujer consienta a ubicarse como objeto causa de deseo de un hombre.” (Salamone L., 2004. Pág. 75)

Cielo refiere respecto al ser anoréxica: que comienza pensando en que necesitaba convocarlo a Alejo a que la mire: “Necesitaba que se preocupara… iba a ser la mejor anoréxica del mundo”.

Acerca de lo pulsional en juego

Afirma Cielo: “Siempre me la agarré con mi cuerpo para mostrarle a la gente lo que pensaba, lo que sentía o lo que no me animaba a decir” .

Podemos pensar que en la anorexia- bulimia hay un más allá del principio de placer, una satisfacción pulsional en juego. Entran en juego varias pulsiones la oral y la escópica, principalmente.

En la delgadez extrema para quien mira la imagen del horror hay un plus de goce que se articula a lo pulsional que en ese mirar se satisface. El velo de la anoréxica convoca a la mirada entendida como objeto que, por no permanecer oculto, pone en juego la satisfacción pulsional.

Resulta interesante resaltar un hecho que en la película no se retoma, y en el libro ella lo describe casi como al pasar. Sin embargo se puede cobrar el estatuto de una escena crucial para signar el modo de goce de esta sujeto: Cielo relata una historia en donde a sus 9 meses, daba ella sus primeros pasos y su “mami” : “me soltó, me dio libertad”. Ella cayó… dice refiriéndose a un rosal : “ La planta se me metió en la boca y las espinas rompieron mis labios” . Se le hizo un “7” en la garganta que luego debió ser cocido por los médicos. Subrayo los significantes: madre-libertad-herida-boca. Ya que considero que algo en esta escena dejó marca para ella.

En la Anorexia aparece un cuerpo al desnudo, sin velamiento, dado que existe cierta caída del velo de la mascarada fálica. Mascarada femenina entendida como la manera en que una mujer se vuelve falo para el deseo de un hombre. Frente a esta falla de velamiento, la anoréxica muestra nada de cuerpo.

Lacan en ideas directivas para un congreso sobre sexualidad femenina nos dice que lo fálico no alcanza para explicar lo pulsional en la mujer: “… conviene preguntarse si la mediación fálica ordena todo lo que puede manifestarse de pulsional en la mujer…” (Lacan J., 1960. Pág. 759). Por el fracaso de la mascarada fálica y la puesta en forma de otros velos, la anorexia da cuenta de una particular posición del sujeto en relación al goce.

La mascarada fálica viene a cubrir la falta, la castración, es una forma de tratar lo femenino, una forma de hacerse un ser con su nada, pero esto falla en la anorexia. En tanto la mascarada falla estamos en el campo del goce. Hay un goce no regulado q aparece como exceso y perturba la percepción del propio cuerpo. Es un goce distinto al fálico. Si el goce de la privación, se despoja de tener, para a partir de ahí armar un ser. Esto en la anorexia es llevado al extremo, dado que esta sustracción termina por encarnarse en el cuerpo. Algo de esto se vislumbra en esta adolescente.

Conclusión.

El psicoanálisis no tiene sino un médium, la palabra del paciente. Si bien no tuvimos a este sujeto en análisis, a raíz de considerar su discurso se lograron recortar algunos significantes que permiten “escuchar” algo del orden del sujeto.

Retroactivamente es posible dilucidar cómo Cielo fue dejando pistas de la trama que la empujó al goce mortífero sin salida, caída del lugar del Otro.

Al respecto, la película comienza con una demanda no escuchada, pide que la lleven a un psicólogo, sobre el final reclama acerca de esto. Es interesante para pensar los alcances que puede llegar a tener el no dar lugar, a tiempo, a una demanda tal.

Si bien Cielo explotó sus modos de tratamiento a la angustia (anorexia, escritura, identificación a un Ideal), esto no alcanzó. Lo simbólico fue quedando relegado a un goce ilimitado que la llevo al límite de la muerte. Tomando sus propias palabras: “Respirar no es estar vivo. Estoy muerta hace mucho tiempo. Hace meses dejé mi alma y ahora es tiempo de dejar mi cuerpo”

Bibliografia

Eidelberg A., Godoy C., Schejtman F., Dafunchio N., comps. “¿Cómo tratan los psicoanalistas las anorexias y las bulimias?”. Editorial Serie del Bucle 3, Buenos Aires, 2004.

Freud, S. (1895). Manuscrito G. Obras Completas, Tomo I. Editorial Amorrortu, Buenos Aires, 2007.

Recalcati, M. (1997). “La Última cena: anorexia y bulimia”. Editorial Del Cifrado, Bueno Aires, 1997.

Lacan, J. (1960). Ideas directivas para un congreso sobre la sexualidad femenina. Escritos II. Editorial Siglo XXI, Buenos Aires, 2005.

Lacan J. (1958) La dirección de la cura y los principios de su poder. Escritos II. Editorial Siglo XXI, Buenos Aires, 2005.

Lacan, J. (1962) El seminario X: La angustia. Editorial Paidos, Buenos Aires, 2004.

Lacan, J. (1964) El seminario libro XI: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, Editorial Paidós, Buenos Aires, 1987.



NOTAS

[1Película: Abzurdah. El amor duele. Dirigida por Daniela Goggi (2015). Novela: Abzurdah. La perturbadora historia de una adolescente. Cielo Latini. Ed. Planeta, Capital Federal (2006).




moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Película:Abzurdah

Titulo Original:Abzurdah

Director: Daniela Goggi

Año: 2015

Pais: Argentina

Otros comentarios del mismo autor: